Curiosidades a vista de pájaro

Existen muchas variedades
(0)
7 de diciembre de 2001  

Galápagos es una escala insólita, que se visita como se iría a ver el último lugar del mundo. La belleza de estas inmensas y desoladas islas radica, fundamentalmente, en la quietud que reina. A simple vista todo está inmóvil, como en los tiempos en que Darwin desenterraba las razones de la naturaleza. Sólo las aves y las nubes desafían esa ley. Sin embargo, todo es movimiento, todo es vida en este archipiélago semidesértico, que cabalga casi sobre el Ecuador. Numerosos volcanes, una fauna y una flora original son una fiesta para los ojos. Es casi imposible unir el rompecabezas de aves que asoman por todos lados. Son algunas de las grandes dueñas de esta tierra. Existen muchos pájaros, como los pinzones, escogidos por Darwin como referencia para concluir en su teoría sobre la evolución, que la vida cambia de acuerdo con el medio en que se desenvuelve. Por falta de granos para comer, esos pájaros comenzaron a alimentarse de insectos, otros se volcaron al vampirismo. Muy llamativos son los pájaros de patas azules; los piqueros que tienen una complicada danza de cortejo que puede durar varias horas, y los fragata, un ave negra que infla su pecho rojo.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.