Nueva Zelanda. De maoríes, pájaros que no vuelan y superproducciones cinematográficas