El auge del turismo idiomático aterriza en Buenos Aires

La ciudad es una de las más buscadas para los que eligen estudiar castellano y, de paso, vivir una temporada como un porteño más
Jesica Mateu
(0)
28 de septiembre de 2014  

Hasta hace algunos años si algún extranjero nos paraba en la calle para hacernos alguna consulta, lo primero que preguntaba era Do you speak English?

Pero desde hace un tiempo es cada vez más habitual encontrarse con turistas que prescinden del inglés para tratar de comunicarse en español. Muchos estudiaron nuestro idioma en sus países de origen o viajaron a la Argentina especialmente para aprenderlo en una institución educativa de Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Bariloche o Salta, entre otras ciudades destacadas en el turismo idiomático. "Hay que tener en cuenta que hay en el mundo alrededor de 20 millones de estudiantes de español", asegura Marcelo García, presidente de SEA, la Asociación de Centros de Idiomas.

El turismo idiomático crece en el mundo de manera considerable. Y como la Argentina tiene, en este terreno, un enorme potencial, desde 2005 realiza acciones promocionales para posicionarse entre los destinos líderes en la enseñanza de su lengua. Todo indica que lo está logrando: "La Argentina es la más elegida de América latina", afirma García.

En particular, la ciudad de Buenos Aires es la preferida, según asegura Carlos Gutiérrez, secretario ejecutivo del Consejo Asesor de Turismo de Buenos Aires y vicepresidente de la Academia Argentina de Turismo. "De 100 estudiantes que vienen, 87 eligen la Capital", agrega. Por eso no es casualidad que Buenos Aires sea la sede del V Congreso Internacional de Turismo Idiomático que se desarrollará en la Usina del Arte, del 7 al 9 del mes próximo.

Lenguas vivas

Aprender un idioma no es tarea fácil. A partir de los 7 años comienza a declinar la capacidad para incorporar una lengua nueva. Pero no hay dudas de que extender el aprendizaje a un viaje es un método por demás atractivo y efectivo.

Así, la enseñanza en el aula se complementa con las charlas que los estudiantes, especialmente jóvenes de distintos países, entablan con argentinos en la vida cotidiana. Una inmersión al español de la mañana a la noche.

La Argentina es percibida por los extranjeros como un país hospitalario. Tanta es la buena imagen que tenemos que, según indica García, "el turista se convierte en embajador y ayuda en la difusión de los bienes culturales. Entre el estudiante y el destino se genera un vínculo que va más allá del idioma".

Si bien la Argentina es elegida por estudiantes de español por su calidad académica, tal como aseguran las encuestas que realizan desde SEA, lo cierto es que su elección también se define por razones complementarias. "A la cultura de la amistad que tanto destacan y valoran los estudiantes extranjeros, se le suma una amplia oferta cultural, gastronómica y de actividades gratuitas tanto en instituciones públicas como privadas", apunta García.

Por su parte, Gutiérrez destaca: "Mientras en otras ciudades se estudia en un campus universitario alejado del centro de la ciudad, en Buenos Aires está todo integrado".

Según informa Mariana Pérez Márquez, directora de Desarrollo de la Oferta, área dependiente de la Subsecretaría de Desarrollo Turístico de la Nación, los visitantes tiene una estada prolongada. Por eso, desde el Estado buscan posicionar también otros destinos argentinos, además de la ciudad de Buenos Aires.

"Los estudiantes internacionales suelen regresar para profundizar el conocimiento sobre la Argentina. Pero no lo hacen solos. Traen con ellos entre cuatro y seis personas de su entorno íntimo, como amigos y familiares, para que también descubran el destino", cuenta Pérez Márquez.

Durante su estada, es natural que realicen escapadas. "Algunas escuelas de idiomas dictan clases de lunes a jueves para que, en coordinación con operadoras de turismo, los alumnos tengan más días para recorrer el país", dice Gutiérrez.

También se organizan corredores federales que permiten estudiar una semana en una ciudad, para luego tener clases otra semana, en otro destino. "Hay alumnos que han estado hasta en cuatro ciudades. Y sobre todo, para los que viven en países lejanos, existen corredores latinoamericanos. Ellos ven a la Argentina no como un país, sino como parte de una región", explica García.

Viajar hacia las fuentes

Inglés británico e inglés estadounidense. Ambos pelean por captar estudiantes de todo el mundo. Según English UK, la asociación nacional de centros acreditados de enseñanza de inglés en Reino Unido, unas 600 mil personas viajan cada año al país para aprender el idioma de Shakespeare. En su sitio Web ofrecen consejos, información sobre los centros de enseñanza y orientación para lograr la visa estudiantil así como referencias turísticas a lo largo y ancho de la isla.

Por su parte, Estados Unidos también es líder y atrae a los extranjeros, familiarizados con el idioma por series y películas, y por ciudades cosmopolitas como Nueva York o Miami.

Pero hay opciones menos elegidas, como Australia, por ejemplo, para los que buscan mayor contacto con la naturaleza.

Lógicamente, el destino más popular para estudiar francés es Francia. Allí, los estudiantes extranjeros tienen, como los locales, beneficios como comer en restaurantes universitarios por sólo 3 euros. También tienen subsidios para realizar actividades culturales y deportivas, así como en el uso del transporte. En el sitio www.diplomatie.gouv.fr hay información útil para los potenciales estudiantes de francés. En Francia hay 81 centros con la certificación de calidad de la enseñanza del idioma, otorgada por los ministerios de Asuntos Exteriores y Europeos, el de Educación e Investigación, y el de Cultura y Comunicación.

El alemán es otra alternativa. Al menos así lo creen entre 16 y 20 millones de personas que lo aprenden en el mundo, según cuenta la embajada de Alemania en la Argentina.

En cuanto al portugués, algunas de las ciudades más buscadas para aprender el idioma son San Pablo, ideal para ejecutivos que suelen viajar al destino por negocios y temas financieros; Río de Janeiro, elegida para también disfrutar de las playas, y Salvador de Bahía, donde la cultura brasileña se expresa claramente a través de su música y gastronomía; de hecho, las academias de idiomas suelen ofrecer cursos ligados a la cultura local para complementar la experiencia.

Hasta el fin del mundo

Si bien no hay cifras actualizadas sobre la procedencia de los estudiantes que llegan a la Argentina para aprender español, desde la Asociación de Centros de Idiomas, SEA, señalan que la mayoría viene de Estados Unidos, Europa (sobre todo de Alemania, Francia, Italia y Reino Unido) y Brasil.

La cantidad de brasileños ha aumentado considerablemente en los últimos años, en parte por los acuerdos entre la Argentina y Brasil respecto de la importancia de promover el aprendizaje de ambos idiomas. En cuanto a los destinos argentinos elegidos, si bien la protagonista es Buenos Aires, los oriundos de ciudades pequeñas como Belo Horizonte, por ejemplo, suelen elegir Córdoba para estudiar español porque se sienten más cómodos con las dimensiones y el ritmo de la provincia. Otros turistas provenientes del vecino país eligen Bariloche y Mendoza, para aprovechar la temporada de esquí.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.