El marketing extremo, nuevo deporte de riesgo