Guatemala. El pasado del Petén se estira como un chicle