El turismo gay, una industria en auge