Elegancia y estilo de vida en el jardín secreto de Bali

En el hotel Four Seasons, en la bahía de Jimbaran, todo está pensado para disfrutar
(0)
7 de diciembre de 2001  

DENPASAR, Bali (World´s Fare).- Resulta extraño; sobre todo, al tratarse de un lugar que se precia por su hospitalidad. Sin embargo, en la isla de Bali, donde la sonrisa es moneda corriente, el destino de los visitantes es tener que mirar desde afuera.

Y esto se debe a que la mayoría de las viviendas, templos religiosos y pueblos de la isla se encuentra cerca da por murallas de piedra enmohecidas, lo suficientemente altas como para fastidiar a los transeúntes curiosos.

Pero no hay por qué preocuparse. En el Four Seasons, junto a la bahía de Jimbaran, usted estará dentro de esas murallas, y no sólo disfrutará de la belleza y elegancia de uno de los hoteles más cotizados del mundo, sino del universo secreto y sereno que yace en el corazón de la antigua sociedad balinesa.

El Four Seasons comprende un conglomerado de cabañas con techos de paja que dan a la amplia bahía de Jimbaran y se funden en un rico paisaje tropical, como si se tratase de un pueblo balinés tradicional compuesto por viviendas particulares amuralladas.

Más de un centenar de chalets privados, unidos por senderos zigzagueantes, se oculta detrás de las murallas añejas. Los techos de paja, adornados con flores de parras, descienden la suave colina hacia la playa hasta perderse en la espesura de los palmares. Pequeños templos hindúes, con ofrendas frutales, custodian puertas y puentes.

Jardines tropicales y piscinas limitan secciones irregulares de césped hasta dar con biblioteca, un salón y un restaurante al aire libre con vista a la bahía, la recepción, el complejo del spa, la piscina, el bar, una galería de arte y salas para reuniones privadas.

La vida sencilla

En la antigua cultura de Bali, donde los dogmas hindúes regían todos los aspectos de la vida cotidiana, las viviendas familiares amuralladas constituían el hogar y una forma de vivir. Con el tiempo, muchas de estas construcciones se convirtieron en una especie de pequeñas comunidades, donde varias familias unidas por lazos de sangre comparten tareas y obligaciones, y viven en edificios separados ubicados en lugares preestablecidos (y nunca variados), con el templo familiar en el rincón más sagrado, y las habitaciones restantes -dormitorios, cocinas, patios, talleres, establos y jardines- dispuestas en orden descendente.

"En Bali, es el pueblo y la familia lo que le da forma y sentido a la vida", dice la vocero del hotel, Putu Indrawati, de 26 años, que se encontró con nosotros a la hora del almuerzo en Warung Mie, el restaurante al aire libre del hotel. Nos sugiere un safari de un día con WakaLouka Land Cruises, una agencia local que organiza viajes guiados por las ondulantes colinas de la isla.

Cómo vive la gente

"Pueden alquilar un auto y hacerlo por su cuenta, -nos dice-. Es muy seguro, y algunos lo hacen. Pero WakaLouka usa vehículos 4x4 y va a lugares a los que uno jamás podría llegar, a pueblos donde verán cómo vive la gente en realidad. En Bali, todo comienza con el pueblo. Si perdés ese vínculo, estás listo."

Con WakaLouka tendremos la ventaja de contar con un guía local para que nos explique y nos sirva de intérprete a medida que visitamos las comunidades rurales, los arrozales, las granjas con sus búfalos acuáticos, los templos hindúes, las aguas termales y los bosques tropicales en lo alto de la ladera del monte Gunung Batu Karu.

Indrawati y otros empleados del hotel, se reúnen con los huéspedes con frecuencia para sugerirles actividades y excursiones. Todo forma parte de un programa del Four Seasons, destinado a que el turista aproveche al máximo su estada en Bali.

Las opciones incluyen visitas guiadas a templos, sitios arqueológicos, galerías de arte, locales de artesanías y mueblerías. Muchos turistas aprovechan los precios bajos de Bali para hacer compras importantes, como juegos de muebles artesanales.

Sin embargo, no hay dudas de que la piéce de résistance para las parejas es la iniciación final al mundo de la armonía balinesa: un masaje ritual, una friega profunda con esencias, seguido de un yogur cremoso y leche de coco y un enjuague caliente con vapor. El último paso, un baño romántico para dos en una bañera cubierta de pétalos de flores, aromatizados con especias y esencias, confirma que en Bali, sin duda, es mejor estar adentro mirando hacia afuera.

Datos útiles

Cómo llegar

En avión US$ 1810

Hasta Denpasar, ida y vuelta, con tasas e impuestos incluidos.

Alojamiento

Hotel Four Seasons US$ 550

La habitación doble en el resort 5 estrellas. Hay opciones económicas de hospedaje desde los 20 dólares.

Movilidad

Hay micros exclusivos para turistas que no son tan económicos como el transporte público, pero son más recomendables por su comodidad.

Gastronomía

Los precios de la comidas son muy variados y hay opciones para todos los gustos. El costo para almorzar oscila entre 3 y 100 dólares.

Clima

Es tropical. La temperatura oscila entre 20 y 33 grados.

Más información

Embajada de Indonesia. Mcal. R. Castilla 2901 (4807-2211).

En Internet

http://www.balitourist.com

http://www.bali-paradise.com

http://www.indonesia-tourism.com

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.