Visas y postales. En cada rincón, Londres hace agua la boca