En el Cerro Catedral, deportes extremos y diversión

El complejo turístico, ubicado dentro del Parque Nacional Nahuel Huapi, presenta cada año nuevos servicios para quienes decidan pasar unos días en la nieve
(0)
11 de mayo de 2003  

Abierto todo el año para los turistas, el cerro Catedral es uno de los más importantes complejos turísticos invernales del país. Enclavado a pocos kilómetros de la ciudad de San Carlos de Bariloche, las 2000 hectáreas de laderas esquiables que lo conforman y sus 67 kilómetros de pistas hacen de él un indiscutible atractivo para los amantes del esquí.

Ubicado dentro del Parque Nacional Nahuel Huapi, debe su nombre a la similitud de sus picos con las catedrales de estilo gótico.

Su nacimiento como centro de deportes invernales data de 1936, año en que se decidió contratar al campeón e instructor de esquí sueco Hans Nobl para que ideara el lugar que años más tarde se convertiría en uno de los más reconocidos complejos turísticos de latinoamérica.

A 1621 kilómetros de Buenos Aires, tiene una temperatura mínima promedio de cero grado y una máxima de 12. Con su clima seco, ofrece a los turistas 15 pistas, múltiples medios de elevación, hotelería, paradores gastronómicos, casino, pubs, discos, y todo el material necesario para poder realizar las más variadas actividades tanto deportivas como recreativas.

La práctica de parapente, mountainbike, trekking, paseos en trineos y motos de nieve también se cuenta como otro de los atractivos del complejo para aquellos que no se animan a mostrar sus habilidades como esquiadores.

Sin embargo, los que están interesados en aprender deportes extremos tienen la posibilidad de tomar clases con los 150 instructores que brinda el lugar, tanto para la práctica del esquí alpino como para aquellos que prefieran hacer snowboard.

Corazón blanco de Bariloche, el complejo presenta todos los servicios para que los turistas puedan sentirse a gusto. Entre los principales se cuentan diez paradores gastronómicos en la montaña con platos típicos e internacionales, hotelería de primer nivel con capacidad para 2000 plazas en el propio cerro, centro comercial y asistencial para cualquier inconveniente de salud en la montaña; toda una pequeña ciudad al servicio del deporte extremo y la diversión.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.