En Estocolmo, un cementerio lleno de vida