En grupo de amigos, por las rutas de la Patagonia

Alberto Gandsas
(0)
6 de enero de 2013  

Tour de Amigos Patagonia 2009
Tour de Amigos Patagonia 2009
Todo comenzó un día, en 2008.

En una de las cenas en las que nos reuníamos un grupo de amigos: Elba y Adolfo, Susana y Carlos, José, Lucy y quien escribe, alguien propuso: "¿Y si organizamos un viaje en conjunto a la Patagonia?"

La idea prendió enseguida y desde ese mismo instante, durante cada encuentro, el tema principal era el viaje entre todos a la Patagonia al que llamamos Tour de Amigos Patagonia 2009. Como medio de transporte decidimos hacerlo en dos 4x4. Un vehículo ideal para este tipo de travesía. Amplio, cómodo, seguro y fuerte para aguantar largos tramos de ripio.

Tuve la satisfacción, debido a la experiencia de mis viajes por la Patagonia, de desarrollar el itinerario por recorrer, los tiempos, la visita y el reconocimiento de lugares, las hojas de ruta, reservas en hosterías y estancias. Se trataba en lo posible de no dejar nada librado al azar, salvo los imponderables.

El itinerario habría de ser: Buenos Aires, Santa Rosa, Neuquén, San Martín de los Andes, Esquel, Los Antiguos, Estancia Menelik, Estancia La Angostura, El Chaltén, El Calafate, Pto. Santa Cruz, Comodoro Rivadavia, Pto. Madryn y Bahía Blanca.

Se decidió que durante cada tramo del trayecto se habrían de efectuar paradas para visitar y fotografiar puntos de interés, así como quedarnos uno o 2 días en determinadas localidades para dar lugar a paseos, y disfrutar con más tiempo de los espléndidos paisajes.

Definimos con un excelente criterio no realizar largos tramos de viaje que nos implicarían 10 o 12 horas continuas de manejo.

Cada viaje entre etapa y etapa no debería de llevarnos más allá de las 8 horas de manejo, de tal forma que eso daba lugar a parar a descansar y observar.

Dispusimos proveernos de un par de handies que nos mantendrían en contacto directo entre las dos 4x4 y GPS en cada uno, mapas y lugares para cargar combustible. Aparte de eso, cada 4x4 llevaba una excelente provisión de agua, galletas y galletitas, bebidas, café y mate.

Las chicas se encargaban de mantener los cestos para los picnics con fiambres, quesos, pan y otras exquisiteces.

En plena Patagonia, en la Ruta 40, donde el horizonte no tiene límites, donde el espacio que a uno lo rodea tiene una inmensa amplitud, de pronto surgía un aviso de una 4x4 a la otra.

Adolfo: "Atención, atención…, guanacos más adelante a la derecha".

Susana: "Chicos, no se pierdan el paisaje de la izquierda".

José: "¡Aprovechemos para tomar unos matecitos!"

Elba (mapa en mano): "No falta mucho para llegar a..."

Lucy: "Allí…, choiques".

Carlos (advirtiendo): "Alberto, ¡no te salgas de la huella!"

Viajamos, disfrutamos, conocimos, caminamos y regresamos luego de un viaje que demandó recorrer casi 8900 km por nuestra querida Patagonia. Entre todos tomamos aproximadamente 1200 fotografías más un excelente video realizado y editado por Carlos.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.