Escocia. En las Highlands, el que no baila toca la gaita