En Los Ángeles, dos museos que son las verdaderas obras de arte