En Mendoza no se ahorra energía

En el sur de la provincia, el Cañón del Atuel le da la bienvenida al verano con rafting y trekking
Gabriela Cicero
(0)
28 de diciembre de 2001  

SAN RAFAEL, Mendoza.- Hay lugares donde la naturaleza insta a ponerse en movimiento, calzarse las zapatillas de trekking y enfrentar todo relieve con desenfreno. Así es San Rafael, el pasaporte a la aventura. A 37 kilómetros de esta ciudad, el Cañón del Atuel, formación del bloque Sierra Pintada -de 300 millones de años-, es una fuente inagotable de sensaciones. Las formaciones rocosas, labradas por el viento y el agua, encierran lagunas azules, embalses, y dan paso a ríos que son pura energía: proporcionan buena dosis de adrenalina, electricidad y riego para varios departamentos de la región.

Así, la provincia de Mendoza se consolida en el turismo como un destino múltiple. Sus paisajes se asocian inmediatamente con la calidad de sus vinos, la historia sanmartiniana y, también, con el turismo aventura.

En Valle de Uco, en el centro de la provincia, y en San Rafael, en la zona sur, las propuestas poseen todos esos condimentos, pero es la aventura la que domina su espíritu.

Los Reyunos, el Cañón del Diamante, el Cañón del Atuel y del Valle Grande ofrecen una amplia variedad de deportes para disfrutar al aire libre, pero es en el área de Valle Grande donde se concentra la mayor parte. ¿Qué se puede hacer? Trekking, barranquismo, rappel, remo, buceo, natación, motonáutica, windsurf, rafting, kayak, cabalgatas, mountain bike, travesías en 4x4, parapente, dentro de una larga lista.

Si se elige Valle Grande, se llega por la ruta provincial 173, que bordea el río Atuel, que está muy bien pavimentada. El camino comienza a correr en forma paralela al agitado río, que nace en la laguna homónima, a 3500 metros de altura, y se alimenta de glaciares eternos.

Mientras se adentra en el cañón, estas sierras bajas van adquiriendo formas curiosas, como la popularmente conocida como milhojas. Los sauces, los álamos, la jarilla siempre inclinada hacia el Norte, los cactos que brotan de los lugares menos pensados, con flores blancas de una belleza salvaje, añaden todo su colorido. Las cabañas sobre la ruta también hacen su aporte con estilo rústico. A pocos kilómetros comienza la acción, que se puede vivir en cualquier época del año.

Tras los pasos del guía

Una propuesta de una agencia especializada en aventura es hacer trekking por Valle Grande y combinarlo con un tramo de canotaje, por el lago del mismo nombre. Suena interesante hacer una caminata de unas 5 horas para explorar algunos de los rincones del cañón. Pero la experiencia exige algo más que ganas de caminar a buen ritmo. No todos los trekking son iguales. Algunos son más duros que otros. Todo depende de los desafíos a los que se aspire.

En hilera tras los pasos del guía, se inició el ascenso a un cerro por sinuosos senderos que cada vez regalaban mejores panorámicas. El suelo árido y pedregoso contrastaba con la vegetación que nace caprichosamente y le da toques lilas y amarillos de las pequeñas florcitas. Una vez en la cima, el terreno es ganado por la planicie.

Hasta ese momento, el circuito requirió un mínimo esfuerzo. Pero apenas había comenzado, sólo una hora y media de ascenso, no más. Pero estaba en el descenso la atracción especial de la salida, ya que el guía se deslizó por el cañadón Cochi-có, uno de los tantos moldeados por el agua. Y el clima, que se burló de los pronósticos, dio una demostración sobre cómo el agua encuentra la forma de llegar hasta una desembocadura en cuestión de minutos. Se largó a llover torrencialmente y también hubo granizo.

Pronto el agua comenzó a correr por el cañadón con ganas... de bañar la caminata. Pero de qué clase de aventura se puede hablar si no se está bien predispuesto a los humores del tiempo. Por suerte, después de un cuarto de hora volvió a asomar el sol con la misma intensidad que antes.

Despacio y sin apuro

En un momento, el camino parecía haber llegado a su fin. Había un salto de dos metros y medio. El guía ofreció dos opciones: bajar por el salto o trepar por las piedras de los costados... Ninguna de las dos eran las más felices.

Pero una vez sorteadas las dificultades, éstas fueron aumentando, especialmente al final del camino, cuando hubo que llegar hasta el lago que aplacaba toda la furia del último salto.

En estos casos, los guías inspiran tranquilidad, especialmente en el momento de tener que trepar por las rocas, mientras al costado el agua se desploma con fuerza. A veces las piernas traicionan, tiemblan, pero mientras se avanza se van aprendiendo algunas técnicas para ganar seguridad.

De todos modos, ningún guía profesional conduce por caminos peligrosos, y hay que confiar en ellos para no entorpecer su tarea. Además, siempre extenderá su mano, como mínimo, para prestar ayuda. Y muchas veces se ve obligado a dar más que una mano, por ejemplo, el brazo o poner la espalda. Todo sea para que el que incursiona por primera vez en esta clase de trekking pueda llegar a destino.

Con acústica especial

Tras escalar la pared escarpada de 4 metros o más, y caminar con cuidado entre las piedras junto a la cascada, pronto aparecieron en la escena unas canoas y kayaks que iban como soporte para la última y apacible etapa. Entre los altos paredones marrones que encerraban la salida de Cochi-có, navegamos hasta el lago, también abrazado por los cerros. La acústica del lugar permitía escuchar cada gota que escurrría de los remos. Después de 20 minutos de paz absoluta por ese espejo de agua espera un muelle, cuya escalera, luego de tanta actividad, parece infinita.

Después de tantas horas en movimiento y dosis de adrenalina, el cuerpo pide descanso y reponer energías. Pero por eso no hay que preocuparse. La ciudad de San Rafael conoce muy bien esto y agasaja con lo mejor de la tierra mendocina. El sabor no sólo está en la aventura.

Un deporte en ascenso

Los que tengan ganas de incursionar en el barranquismo pueden empezar cuando quieran, porque no hace falta tener un estado físico excepcional, ni mucho menos, y tampoco hace falta disponer de equipos especiales. Con ganas de escalar es suficiente. Según Darío Alcaya, coordinador general de Leufu Turismo Aventura, el visitante debe llevar un buen par de zapatillas -si son de trekking mejor-, ropa liviana si es verano y una botella de agua cargada en la mochila. Del resto se ocupa el guía, que lleva cuerdas dinámicas, arnés, mosquetones, ochos y cintas para hacer anclajes en las rocas. Alcaya explica que por lo general cuando se practica barranquismo los anclajes están hechos, pero dice que las empresas deben proveer varias cintas para formar triángulos de seguridad. Eso hace que esta disciplina sea más confiable y segura.

En el Cañón del Atuel, la duración de las excursiones varían entre 2 y 4 horas, y se practica en varios sectores, entre ellos, Valle Grande y un lugar conocido como los Jardines Colgantes.

Datos útiles

Cómo llegar

Está a 990 kilómetros de Buenos Aires y a 232 de la capital mendocina.

En avión $ 150

De Buenos Aires a Mendoza, de ida y vuelta, con tasas e impuestos.

En micro $ 50

El viaje es de ida.

Alojamiento

*** desde $ 60

Habitación doble, con desayuno y cochera.

** desde $ 40

Habitación doble, con desayuno y cochera.

  • Puelches Hotel, Canadá 85. Establecimiento nuevo, con aire acondicionado y restaurante. Habitaciones dobles, desde $ 40. (02627-431536).
  • E-mail: hotelpuelches@sanrafael-tour.com .

  • La Posta del Cholo, ruta 173 km 24, en Valle Grande. Cabañas, 50 pesos diarios.
  • Gastronomía

    Cena $ 15

    para dos personas

    Vida nocturna

    En la ciudad hay bares y discotecas son el punto de encuentro hasta la madrugada. Dentro de la oferta de entretenimiento también se suman los cines y el Casino Club San Rafael, que abre todos los días después de las 13 con todos los juegos tradicionales y tragamonedas.

    Más información

    Leufu Turismo Aventura, Cabildo 1483;02627-428164. E-mail: leufu@pilares.zzn.com .

    Dirección de Turismo de la Municipalidad de San Rafael- Hipólito Yrigoyen, esquina Balloffet, San Rafael; 02627-42-4217 y 0800-222-2555. E-mail: turismo@slatinos.com.ar .

    Línea gratuita de información sobre San Rafael: 0800-22225555. Funciona de 7 a 21 horas.

    Casa de provincia de Mendoza, Callao 445; telfax: 4371-7301/4374-3408. Horario: lunes a viernes, de 10 a 17.30.

    En Internet

    http://www.msanrafael.com.ar

    http://www.sanrafael-tour.com

    http://www.argentinaturistica.com

    ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.