En Mendoza, todos se hacen la película