Exclusividad al mejor precio

El verano, plena temporada baja, es el momento de las grandes promociones, que permiten unas vacaciones a todo lujo por mucho menos. Alta gastronomía, spa y hoteles cargados de estrellas para viajeros oportunos
Andrea Ventura
(0)
21 de agosto de 2011  

MIAMI.– Aunque parezca contradictorio, el verano es la temporada baja en la ciudad de las playas y los shoppings. A pesar del calor a toda hora, el sol permanente y las vacaciones que rigen en el hemisferio norte, en Miami abundan las promociones y tarifas tentadoras en todo: hoteles, spa, gastronomía y las infaltables compras.

Hasta octubre, por muchos menos dólares se puede acceder a unas vacaciones lujosas y con glamour, bien al estilo que reina en la ciudad de Florida.

Los argentinos saben de eso. Junto con los brasileños encabezan el ranking de visitantes latinoamericanos. En 2010 visitaron Miami 381.718 argentinos, un 12% más que el año anterior. Las cifras se mantienen en franco crecimiento desde 2002, lo que nos convierte en un mercado interesante para seducir.

Festival gourmet

El mito que en Miami se come mucha comida chatarra hace tiempo que quedó desterrado. En esta ciudad norteamericana con alma latina los habitantes prefieren los alimentos frescos y saludables, y la gastronomía gourmet creció a paso apresurado en los últimos años.

Sentarse a la mesa de un chef de renombre o de un restaurante famoso es caro, pero el festival Miami Spice, que este año festeja el 10° aniversario, da la oportunidad de comer alta gastronomía con un menú de tarifa fija.

Durante agosto y hasta el 30 de septiembre más de 130 restaurantes ofrecen un menú de cena con entrada, plato principal y postre por 35 dólares por persona (más bebidas, 7% de impuestos y propinas), en muchos casos menos de la mitad de lo que costaría una comida a la carta fuera de programa. También almuerzo, con tres platos, y un menú más sencillo, por US$ 22.

Entre los recomendados:

db Bistró Modern. Con la firma de Daniel Boulud, famoso chef francés que tiene un restó en Nueva York, es una de las novedades de Miami. Inauguró a fines del año último en el nuevo JW Marriott Marquis del Downtown y se destaca por su cocina de autor, con sabores franceses y americanos. El sello del chef está hasta en los más mínimos detalles, como en la espuma del café con sus iniciales (255 Biscayne Boulevard Way).

Cecconi’s. En el hotel Soho Beach House, que inauguró hace apenas dos meses en lo que era el Art Deco Sovereign Hotel, parece ser el restaurante del momento, con mesas completas, gente esperando y mucho movimiento. Al aire libre en el jardín del hotel (hay techo de plástico por si llueve), entre árboles y plantas iluminadas ofrece gastronomía típica italiana a cargo del chef Sergio Sigala. De origen veneciano, tiene sucursales en Londres y West Hollywood. El menú Miami Spice está sólo disponible de lunes a viernes, al mediodía, pero de todas maneras vale la pena comer a la carta de noche, a otro precio, claro (4385 Collins Ave. Reservas 786-507-7900).

BLT Steak. El restaurante del tradicional hotel The Betsy en el South Beach, sobre Ocean Drive, se especializa en carnes. El chef Laurent Tourondel ofrece cortes de primera calidad y suculentos sándwiches en el menú Spice. Se puede comer afuera y disfrutar de la vista a la playa a pocos metros (1440 Ocean Drive).

Atrio Restaurant & Wine Bar. Es el restaurante del Conrad en la emergente Brickell Av. Está en el piso 25, donde también funciona el lobby del hotel con una gran vista hacia la bahía y la ciudad, ideal para ver la puesta del sol.

El chef Jonathan McCann combina cocina internacional con ingredientes locales (1395 Brickell Ave. Piso 25).

Y la lista continúa con Azul en el hotel Mandarin Oriental, el argentino Novecento y Sushisamba, en Lincoln Road. ¡No hay excusas para comer hamburguesas!

En www.ilovemiamispice.com la nómina completa de los restaurantes, que indica qué días y si la carta Miami Spice está disponible para almuerzo o cena.

Tiempo de relajacion

Ir a un spa para hacerse masajes o un tratamiento de belleza poco a poco se está convirtiendo en un infaltable, al menos una vez, durante las vacaciones.

Cada vez más grandes, con más tratamientos y un ambiente zen cuidado al extremo proponen una experiencia completamente relajante desde que se entra hasta que se sale.

En Miami hay alrededor de 60 spa que funcionan de la mañana a la noche, sobre todo durante el Miami Spa Month, un programa que ofrece tratamientos por US$ 99 (más impuestos) en los mejores spa de la ciudad.

Habitualmente se realizaba durante julio, pero este año se extenderá hasta el 31 de agosto, debido al éxito de las convocatorias pasadas.

Participan 36 spa, en la mayoría de los casos de hoteles de alta gama. Pero no es necesario ser huésped del hotel para un día de spa. Todos reciben visitantes externos, con turno previo.

Hay para todos los gustos, como el Elle Spa, en el Eden Roc Renaissance, en pleno distrito de Miami Beach, que abrió hace apenas dos meses. Con salas de relajación con vista al mar, está asociado a la famosa revista Elle (presente en todas las mesas y se puede llevar), que impone su estilo. Dentro de la promoción se pueden elegir los tratamientos Essential Facial y Full Body Recharge, que prometen mejorar la piel de cutis y cuerpo, y duran 50 minutos. ELLE Spa, 4525 Collins Ave; (305) 674-5585.

Otra buena opción es ir a pasear por la tranquila Key Biscayne y aprovechar para ir al The Ritz-Carlton Spa, un imponente hotel con un gran spa, entre los más grandes de Florida, con 21 salas de tratamientos que ofrece un masaje descontracturante de 80 minutos combinado con aceites de aromaterapia o un tratamiento facial de 50 minutos. 455 Grand Bay Dr., Key Biscayne, Tel.: (305) 365-4222.

Los tratamientos que ofrece cada spa y la lista con los 36, en www.MiamiSpaMonth.com

Hoteles 3x4

Sólo hay que buscar, porque las promociones en hotelería de alta categoría son la constante en esta época del año. Las tarifas en muchos casos están un 50% menos que en enero y hay promociones por estadas de tres y cuatro días.

Alojarse en la superexclusiva Fisher Island, donde Susana Giménez tenía su casa, está reservado para pocos, pero las tarifas –caras, sí– no son tan disparatadas. A la isla, adonde se llega en ferry, sólo pueden acceder los pasajeros del lujoso y renovado resort, y los dueños de los departamentos. Aquí todo está cuidado al detalle, sobre todo la intimidad y seguridad de los huéspedes, que se pasean de aquí para allá en carritos de golf y con todos los servicios, sin necesidad de tener que ir a la civilización: siete opciones gastronómicas, mercadito y la playa de arenas suaves y agua cálida. Las tarifas para dos personas, desde US$ 400 dólares hasta fines de octubre, por día.

El paquete promocional que incluye la posibilidad de jugar golf y tenis sin límite y carrito de golf para movilizarse, desde US$ 560 por noche ( www.fisherislandclub.com ).

Otras propuestas menos costosas, pero no por eso menos lujosas es en el Conrad Miami, en una imponente torre sobre Brickell, que ofrece tarifas en temporada baja entre 139 y 199 dólares, y si se reservan tres noches, la cuarta es gratis. Además, un crédito de US$ 100 para utilizar en el restaurante Atrio.

Bal Harbour, la villa glam

Ni bien se pone un pie en Bal Harbour, la diferencia se nota al instante. Aunque técnicamente es una ciudad independiente, en la práctica es como un barrio del norte de Miami, de apenas unas cuadras desde la 96th Street hasta el puente de la bahía de Biscayne, con Collins Ave. como columna vertebral, pero distinguido y con mucho glamour. Todo está cuidado hasta el detalle, con árboles iluminados, grandes condominios y veredas impecables.

Dicen que los que llegan a quedarse en sus hoteles son los viajeros que vinieron varias veces a Miami, que buscan una experiencia más tranquila, un poco alejada del ruido del South Beach (pero no tanto) y muy cerca del Aventura Mall, uno de los shoppings preferidos para las compras.

El epicentro es, sin duda, el Bal Harbour Shops, un paseo de compras a tono con el lugar y completamente diferente al resto.

Entre fuentes, palmeras y el sonido del agua que corre permanentemente se lucen las mejores marcas de ropa como Carolina Herrera, Chanel, Escada, Oscar de la Renta, Valentino, Dolce & Gabbana y Emporio Armani, entre muchas otras de lo más top.

No hay hordas de turistas comprando de todo con bolsas y más bolsas, ni grandes carteles con descuentos y mucho menos outlets. Aquí está lo mejor de lo mejor, en tiendas pequeñas y con atención personalizada.

Comprar es para pocos, pero la visita es obligada para el clásico shopping de vidrieras, ver las últimas tendencias de la moda y envidiar un poco, por qué no, a los que salen con las bolsas llenas.

También es un buen lugar para comer, con gastronomía de primer nivel, como el nuevo Makoto, que abrió a fines de marzo. Especializado en cocina japonesa y con una ambientación moderna, pertenece al famoso chef Makoto Okuwa. Además ofrece menú de Miami Spice.

Al lado de Makoto, La Goulue se especializa en cocina francesa y cuenta con un amplio sector al aire libre para mirar la gente pasar. Para un almuerzo rápido, un sándwich de pollo ronda los 15 dólares.

Frente al mar

Se nota en las playas el ambiente familiar, sereno, lejos de la vidriera del South Beach. Familias con chicos que disfrutan del sol, algunos pescando en el muelle justo en la entrada a la bahía y otros que se animar a trotar pese al calor por un camino interno, entre la playa y la línea de los edificios, rodeado de palmeras y muy bien cuidado.

Enormes edificios y hoteles con acceso directo a la playa miran el mar. Hay para todos los presupuestos. Desde el Sea View, un clásico estratégicamente ubicado frente al Bal Harbour Shops, de tres estrellas y tarifas accesibles, hasta el One Bal Harbour, que luce orgulloso sus cinco estrellas, con más de 400 obras artísticas en pasillos y habitaciones y estilo moderno en el extremo norte de Bal Harbour. Por ahora es el hotel de lujo del lugar, con todas los cuartos con balcón, baños con enormes ventanales para ducharse mirando el mar y habitaciones en palieres semiprivados. En junio último se sumó al hotel el restaurante Mister Collins con vista al mar y cocina de estilo americano, con una carta abundante en hamburguesas y sándwiches muy gourmets.

Pero lo que seguramente será el lugar de máxima exclusividad no sólo de Bal Harbour, sino quizá de Florida es el nuevo St. Regis Bal Harbour Resort, justo frente a las tiendas, donde estaba el famoso Sheraton Bal Harbour, demolido hace unos años. El nuevo complejo de condominio y hotel, que promete lujo superlativo, impacta hasta en plena obra. Corre el rumor de que Susana Giménez, Ricardo Fort y otros seis argentinos habrían comprado una millonaria propiedad.

La obra se puede visitar, con un par de habitaciones modelo casi listas, todas con vista al mar y balcones inmensos. Entre escombros y hombres trabajando en cada uno de los pisos se destacan los detalles como madera movinque de Sudáfrica y mármol con una flor de Rosetta traído especialmente de China.

Se espera la inauguración para el 12 de enero próximo, como el gran acontecimiento de la cadena Starwood.

Otra de las novedades es el Quarzo Bal Harbour, un pequeño hotel boutique que inauguró hace unos meses, con habitaciones amplias con heladera y cocina, ideal para familias. Ya están proyectando otro edificio, que sumará nuevas habitaciones, spa y restaurante.

Mas de cinco estrellas

Más que cinco estrellas. Así será el nuevo St. Regis, todavía en obra, que se inaugurará en enero próximo. Con dos torres de departamentos y una de hotel, promete ser el emprendimiento más lujoso de Florida.

DATOS UTILES

Dónde dormir

Sea View.

9909 Collins Ave.Tarifas desde US$ 195 la doble. Por estadas de tres noches, la cuarta, gratis. www.seaview-hotel.com Quarzo Bal Harbour. 290 Bal Bay Drive; reservations@quarzomiamihotel.com . Tarifas desde US$ 200 por noche, con 30% de descuento por estadas de más de tres días.

One Bal Harbour.

10295 Collins Avenue. Tarifas desde US$ 450 (+ impuestos) para la habitación deluxe doble, vista al mar con balcón terraza. Promoción de hospedarse 4 noches y pagar 3. www.oneluxuryhotels.com

Traslados

La comunidad de Bal Harbour ofrece servicios de shuttles gratuitos diarios a South Beach y al Aventura Mall. Los horarios se pueden consultar en los hoteles.

En Internet

www.balharbourflorida.com

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.