Frente a la estrella de la iglesia de Belén

(0)
16 de febrero de 2014  

Temprano en la mañana de un shabat me levanté con la idea de ir a esta mítica ciudad tantas veces evocada por religiosos e historiadores de todas las épocas.

En la recepción del hotel si se pregunta por Belén lo más probable es que se queden mirando con una expresión de duda en el rostro, porque la pronunciación exacta sería Betlejem; una vez entendido esto vienen las recomendaciones de tours y los consejos para poder cruzar los controles israelíes en Cisjordania.

Como mi presupuesto era ajustado y quería estar más en contacto con la cultura local tomé el bus número 21 que tiene su parada en una terminal árabe frente a las Puertas de Damasco de la ciudad vieja de Jerusalén, y que por menos de 2 dólares nos lleva hasta la ciudad a unos 8 km de Jerusalén.

El transporte era un micro moderno y confortable operado por palestinos, ya que durante el shabat los transportes públicos israelíes no funcionan ni tampoco entran a Cisjordania.

Durante el trayecto se ve subir todo tipo de personas; la mayoría son niños musulmanes, judíos, palestinos y algunos turistas cuyo destino final, en algunos casos, no es precisamente Belén, ya que como es un bus de línea tiene varias paradas intermedias dentro de Jerusalén.

Se ven pasar barrios judíos y árabes identificados por grafitis en las paredes y carteles en las tiendas; en el fondo, casas ubicadas en altura y mucha tierra que se respira en el aire. Entrando en Belén se puede ver parte del muro de hormigón levantado por los israelíes para controlar los límites con Cisjordania (Territorios Palestinos también llamados West Bank).

Al llegar a Belén el bus termina sobre una avenida y para mi sorpresa no me han pedido el pasaporte ni pasé por control alguno para entrar. Una vez en suelo palestino se es invadido por taxistas que ofrecen sus servicios para llegar a la atracción principal de la ciudad, la basílica de la Natividad, construida sobre el sitio donde nació Jesús.

Envíe sus relatos de viaje, fotos, consultas, sugerencias y búsquedas de compañeros de ruta al Suplemento Turismo, diario la nacion, vía e-mail a LNturismo@lanacion.com.ar. Para una óptima recepción y publicación del material, los textos deben ser de unos 3000 caracteres y las fotos, de hasta 3 MB

La histórica e interesante ciudad –a diferencia de lo que se puede pensar– es muy segura y nadie se percata de mi presencia como turista; se ven niños palestinos jugando por las calles, mercaderes por doquier, construcciones típicas de Medio Oriente y mucho movimiento. Luego de una larga caminata en línea recta se llega a la plaza principal y a la basílica, que se encuentra detrás de un gran árbol de Navidad.

Al ingresar por una pequeña puerta se entra a un lugar austero e impregnado de olor a incienso, donde caminando hacia el altar y debajo del mismo se encuentra uno de los sitios más sagrados del cristianismo, un hueco en forma de chimenea con una estrella de plata donde según la tradición se encontraba el pesebre.

Alejandro Luis Ojea

Dos día en la Gran Manzana

El avión despega rumbo a Nueva York. Dos días y muchos planes. Desayuno: scrambled eggs, un clásico americano. Pasamos Washington, la nave gira y el cielo se esfuma entre nubes grises. Sobre el Atlántico, rodeado de espuma, se divisa un pesquero navegando. Llegamos al JFK. A lo lejos, las torres del Bronx vigilan la ciudad. En el shuttle a Manhattan, el conductor, un alegre latino, busca atajos al ritmo de Greenday para eludir los embotellamientos. Al otro lado del East River asoman el Empire State Building y el Chrysler.

Dejo las cosas en el hotel y salgo rumbo al Midtown entre rascacielos que despliegan su danza sensual. Mi favorito: el Flatiron. Almuerzo en Macy’s, paso por Central Station (donde se filmó una escena de Los Intocables) y luego voy a Quinta Avenida. En Saint Patrick’s Church, un negro imponente revisa bolsos en la entrada. Tomo el subte a Harlem: en el legendario Apollo Theater toca Dhani, el hijo de George Harrison con su grupo. La gente lo ovaciona cuando aparece. Es muy parecido a su padre.

El jueves desayuno donuts y café en compañía de unas inglesas de Andover. En el lobby charlo con una italiana mientras reviso mis mail. ¡Nueva York atrae gente de todo el planeta! Voy al Soho y almuerzo en Il Corallo: ¡pastas con mariscos y sopa por sólo 10 dólares! Recorro Chinatown, Little Italy, City Hall y cruzo el Brooklyn Bridge donde la gente hace footing. A la derecha, South Port y la Estatua de la Libertad. De regreso paro en la Biblioteca Morgan: exponen obras del artista pop Roy Lichtenstein. Al pasar por Macy’s me topo con cámaras de TV y mucha gente en la calle. Dos empleadas mexicanas miran ensoñadas las vidrieras. Les pregunto qué ocurre. "Acabamos de darle la bienvenida a la Navidad", dice.

Sobre el emblemático edificio, un inmenso cartel luminoso dice Believe. El sueño americano sigue en pie.

A las 19.30, en el Lincoln Center, Anne Sophie Mutter entusiasma a todos con el Rondo alla la turca, de Mozart. La noche está templada. Al salir, un homeless me pide una moneda. Vuelvo caminando por Broadway, la espina dorsal de Manhattan. En Times Square, una gigantesca pantalla muestra a la gente que pasa. Todos intentamos descubrirnos en ella. Los niños acarician los caballos de la policía montada.

El viernes por la mañana visito el Museo Guggenheim, diseñado por Frank Lloyd Wright, con su larga escalera helicoidal y la exhibición de Kandinsky. Al salir, la elegancia de la 5ª Avenida frente al Central Park. En el 1040 vivió Jackie O, la reina sin corona de los norteamericanos.

Alejandro Destuet

Compañeros de ruta

Estados Unidos

Busco compañera/as mayores de 55 años para compartir estada en Nueva York, Boston y Washington desde el 21 de septiembre. Norma, nycsept2014@gmail.com

Viaje cultural

Estoy con ganas de hacer un viaje cultural religioso y estoy buscando armar un pequeño grupo de 4 a 6 personas para acompañarme. Los que quieran me pueden escribir para conversar y ponernos de acuerdo. Victoria, victorialustig@hotmail.com

Europa

De París a Venecia en un viaje en trenes. Busco compañeras de viaje argentinas cultas que deseen ir a museos y les guste caminar. Andrea. Escribir a andreafabiana70@hotmail.com

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.