Guadalajara tiene un tren llamado Tequila

Entre mariachis y tragos, un recorrido por el Estado de Jalisco
(0)
11 de mayo de 2003  

GUADALAJARA (El Mercurio, de Santiago).- No han pasado ni 15 minutos de marcha y el coordinador del vagón toma el micrófono, saluda, presenta a dos camareros y un maletero, anuncia a los mariachis y despacha la filosofía del viaje: "Nuestra regla de oro es dejar las preocupaciones afuera. No viajamos con ellas. De veras".

Guadalajara va quedando atrás a no más de 35 km por hora. El tren sólo traslada a visitantes que han pagado US$ 60 para conocer el proceso de elaboración de la bebida nacional. Los tapices huelen a fábrica. Las persianas de las ventanas se abren y cierran con facilidad. La música charra sale de los parlantes y las fundas de los apoyacabezas verdes lucen como nuevos.

Vagones a color

"¿Cuál es el vagón del mejor ambiente?", pregunta el coordinador. Sólo entonces toman sentido la credencial azul que cada uno lleva colgando al cuello y los globos azules que el maletero comienza a repartir. Los otros tres vagones compiten con rojo, verde y anaranjado.

Los camareros están sirviendo tequila y pico de gallo, fruta trozada con chile y limón que debería ayudar a suavizar los efectos de la bebida. El tren corre ahora a 85 kilómetros por hora. Son apenas las 11.30 de la mañana.

El consumo de los néctares del maguey o agave se remonta a los tiempos prehispánicos. Esta planta de hojas largas y fibrosas, era sagrada y sólo se bebía en ceremonias. Unicamente con la llegada de los españoles se conoció en estas tierras el proceso de destilación.

Desde entonces, el jugo del agave se fermenta y destila para elaborar bebidas alcohólicas en varias zonas de la república, aunque es el agave tequilana Weber en su variedad azul la única planta autorizada para el tequila. Desde que México suscribió un acuerdo comercial con la Unión Europea, sólo se reconoce el tequila como tal cuando está hecho con al menos un 51 por ciento de las azúcares provenientes del agave azul. Es la denominación de origen, y es válida para los tequilas de Tamaulipas, Michoacán, Nayarit, Guanajuato y Jalisco.

Sin embargo, es en Jalisco, en un área de doscientos kilómetros cuadrados, donde se reúnen las mejores condiciones para el crecimiento de esta variedad de agave: una altitud de 1500 metros, suelo volcánico y clima semiseco. De hecho, Tequila existe aquí. Es un pueblo de Amatitán -un valle ocre y arcilloso de las cercanías de Guadalajara- y también el nombre de un volcán que hizo erupción por última vez hace trescientos mil años.

Por eso, el Tequila Express, que funciona como tren turístico desde 1998, conectó durante algún tiempo Guadalajara, capital jaliciense, con el pueblo de Tequila. Entonces se recorrían las destilerías José Cuervo y Sauzá, dos de las marcas más afamadas de México. Ya no. Ahora el expreso se dirige directamente a la Hacienda San José del Refugio, la casa del tequila Herradura, en Amatitán.

Por ahora, los pasajeros parecen más interesados en conseguir un nuevo trago de tequila, sea apurando un caballito (vaso corto) o acompañándolo con sal y limón para suavizar sus efectos. Los de Tijuana ya tienen su propia botella.

A las 12.40, el Tequila Express, al son de las serenatas, llega a la estación de Amatitán. Un par de indígenas huicholes vende artesanías y varios niños ofrecen agua y frutas secas. El coordinador da las últimas instrucciones: los abrigos se dejan en el vagón, y los que quieran pueden fumar en la hacienda que mostrará el proceso del tequila.

Tradición, playas y algo más

Guadalajara, y en general Jalisco entero, es una versión concentrada del México tradicional. Así, caminando por el centro histórico, articulado en torno de un bello conjunto de plazas coloniales, es posible comprobar que las vitrinas con más público son las de talabartería y que los lustrabotas sudan más porque efectivamente lustran botas y no zapatos. Por lo demás, Guadalajara es como cualquier gran ciudad latinoamericana: con centros comerciales y una población que convive sin intercambiar demasiadas palabras con los aborígenes huicholes. En vacaciones se llena de turistas mexicanos que llegan a conocer la elaboración del tequila y las playas del Pacífico.

Motivos de sobra

Hay dos razones para visitar Guadalajara que nada tienen que ver con el Tequila Express: los municipios de Tonalá y Tlaquepaque. En Tonalá hay fábricas de vidrio soplado (hay de todo, desde vasos de whisky, un dólar y medio cada uno, hasta floreros). Lo más exclusivo, aunque ya casi no se fabrica, es el vidrio rojo. Los jueves y domingos se instala una feria callejera, donde se puede ver la fabricación de la característica cerámica petatillo.

Tlaquepaque es cuento aparte. Se trata de una zona colonial, con callecitas empedradas y más de doscientas tiendas, con platería, cerámica, mantelería, joyería y comodísimos asientos de cuero.

De la planta a la botella

San José del Refugio es una de las principales haciendas productoras de tequila de México y una de las pocas, tal vez la única, donde se realiza todo el proceso, desde la producción hasta el embotellado.

Conforme una guía va explicando el proceso de elaboración de la bebida, varios guardias con pistola al cinto orientan a los turistas para evitar que husmeen allí donde no los han invitado. Por aquí, por favor: primero el área de hornos, después el área de molienda y entonces el primer oasis del tour (un puesto con vasos ya servidos de tequila). Sigue la etapa de fermentación y finalmente, la destilación de la bebida.

La Hacienda San José cuenta con un museo que muestra la manera con que antiguamente, desde 1870, se destiló el tequila Herradura.

Datos útiles

Cómo llegar

En avión US$ 840

Hasta Guadalajara, de ida y vuelta, con tasas e impuestos.

Alojamiento

* * * * * US$ 122

* * * * US$ 55

Base habitación doble.

Gastronomía

El maíz y los picantes desempeñan papeles protagónicos. Dos platos característicos de Jalisco: la birria (guiso) y las tortas ahogadas (pan salado remojado en salsa de chile y relleno con carne de cerdo y frijoles).

Tarifa

El ticket para el Tequila Express cuesta 60 dólares.

Más información

www.tequilaexpress.com.mx

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.