Guía para admirar el ingenio de Gaudí

Las obras están esparcidas por la ciudad
(0)
21 de diciembre de 2001  

BARCELONA.- Antoni Gaudí vivió entre 1852 y 1926, y con su obra arquitectónica impuso una impronta que hoy no puede separarse de Barcelona. Y viceversa.

Como queda dicho, largo es el recorrido de testimonios de su arte en el Passeig de Gracia, donde brillan la Casa Batlló y la Casa Milá, esta última conocida como La Pedrera, y a la que vale la pena recorrer, ya que adentro se ha montado un museo que evoca y explica el auge que por aquí tuvo el movimiento modernista, y por qué Gaudí es su principal cara. La fachada principal, moldeada en piedra, es el elemento emblemático del edificio.

Pero eso no es todo, su obra se esparce por toda la ciudad. Por ejemplo, en el imperdible Parc (Parque) Güell, diseñado al estilo del modelo inglés de una ciudad jardín y desde donde puede tenerse una soberbia vista urbana. Está en una extensa ladera de 20 hectáreas en la Muntanya Pelada. Allí construyó dos casas, en una de las cuales vivió durante 20 años.

Inconclusa

Otro punto importante es el Palau (Palacio) Güell, a pocos metros de La Rambla, sobre Carrer Nou de la Rambla. Por supuesto, no puede dejar de mencionarse el Temple (Iglesia) de la Sagrada Familia, monumental obra todavía inconclusa. Gaudí tomó la dirección de la construcción en 1883; en ese entonces el arquitecto sólo tenía 31 años.

Es tal la presencia de Gaudí en Barcelona, que ya se está preparando lo que será un verdadero acontecimiento: el Año Internacional Gaudí 2002, todo una serie de actividades que incluirán exposiciones, espectáculos, conferencias, paseos por sus obras y actividades diversas.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.