Hay que esperar que aclare

La temporada de verano no está exenta de los vaivenes de la economía del país
(0)
14 de diciembre de 2001  

Las vacaciones de verano ya están a la vuelta de la esquina. Y ahora que se acercan, está presente en el ánimo de la gente dos sensaciones que se emparentan, en forma directa, con el futuro. Ellas son, por un lado, cuándo, cómo y dónde ir y, por el otro, los trastornos derivados de las medidas ensayadas para enfrentar la crisis económica.

La descripción del panorama, en tal sentido, no parece necesaria, pues cada uno en su esfera lo vive por sí mismo.

Hasta el momento -según algunos operadores-, la información vinculada con el mercado turístico no es mucha y bastante confusa, y no sería desatinado pensar en la necesidad de esperar para tomar una decisión sobre el veraneo hasta que el panorama aclare.

Pudo establecerse que la semana que concluyó ayer, la demanda turística bajó en un 50 por ciento en relación con la anterior, en la cual hubo un ligero repunte en las ventas después del estancamiento que produjo en el mercado local el atentado contra los Estados Unidos.

Sorpresas y disgustos

Mientras tanto, cabe suponer que las últimas horas para algunos viajeros deben haber sido complejas y cargada de tensiones, en el caso de que hayan llegado a un hotel, donde aún no había sido recibido el pago por anticipado desde la agencia donde contrataron el paquete turístico.

Habrá que pensar que no hubo mala voluntad en cumplir con los compromisos, lo que seguramente habrá sucedido es que las últimas medidas conspiraron contra el normal desenvolvimiento del trámite de transferir el dinero a sus destinatarios.

Desde que se adoptaron las medidas económicas, el tiempo no sirvió para definir la situación en el sector turístico privado, y éste continúa inmerso en el desconcierto.

La Asociación Argentina de Agencias de Viajes y Turismo aclaró que las transferencias al exterior por pago de servicios se encuentran previstas y autorizadas por la nueva normativa, pero advirtió que "nos encontramos a la espera de las instrucciones precisas por parte de los bancos".

Es de imaginar que en un tiempo prudencial las habrá y se brindará, sobre todo, tranquilidad a los viajeros.

Esta entidad consignó también que resulta conveniente contratar los servicios por medio de agencias de viaje, ya que puede programar el total de las facturas con cualquiera de los medios autorizados por las actuales normas.

Entre otros servicios, pueden mencionarse como ejemplo los pasajes, estadas, excursiones, entradas a espectáculos públicos, comidas y todo lo que el pasajero necesite para sus vacaciones, reduciendo de esta manera la necesidad de gastar efectivo en su destino. No es ésta la primera vez en lo que va del año que el mercado está en figurillas. Las agencias de viaje ya venían en crisis desde el atentado contra los Estados Unidos, pues la onda expansiva disminuyó sustancialmente la demanda de paquetes turísticos.

La posibilidad de contar con un máximo de 10.000 dólares, en vez de 1000 para salir del país -como había sido decidido inicialmente-, alentó la esperanza de que las cosas iban a cambiar, pero se desvaneció rápidamente.

Ventajas para pocos

El presidente de la Cámara Argentina de Turismo, Germán Pérez, explicó a LA NACION que con esa medida se verán beneficiados muy pocos en relación con todos los que desean viajar. Solamente tendrán ventaja -dijo- los que tienen guardado el dinero debajo del colchón, pues el resto no puede contar con extraer más de 1000 dólares del circuito bancario. Obviamente, existen otras posibilidades para cruzar la frontera, como lo son los cheques de viajero, la tarjetas de crédito, etcétera, pero es bien sabido que la costumbre radica en que los argentinos se animan mejor a elegir un destino, con el dinero en la mano, sobre todo si viajan muy lejos del país.

De todos modos, Juan Carlos Chervatín, titular de Consult House, una de las principales agencias de viaje del país, evaluó la situación sobre la base del popular refrán de que no hay mal que por bien no venga. El ex decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires sostiene que las nuevas medidas permitirán la bancarización y acercarse a los países más desarrollados.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.