Discotecas, playas y sitios históricos. Ibiza, la niña terrible de las Baleares