Los cinco estrellas, del "lujo afectado" al "lujo relajado"

Desde el Four Seasons, Gabriel Oliveri aggiornó el trato con el huésped y la gastronomía. Ahora presenta su libro, Una vida cinco estrellas
Desde el Four Seasons, Gabriel Oliveri aggiornó el trato con el huésped y la gastronomía. Ahora presenta su libro, Una vida cinco estrellas
José Totah
(0)
24 de marzo de 2019  

No es común que el directivo de un gran hotel cuente que su hermano se agarró a piñas con un oso de circo, en su Concordia natal. Pero nada de lo que dice y hace Gabriel Oliveri, director de Marketing del hotel Four Seasons porteño, entra en el plano de lo previsible.

Hijo de una familia de boxeadores, llegó de Entre Ríos a los 17 para estudiar abogacía, vivió en una residencia de curas y terminó de maletero en plena primavera alfonsinista. Fue cajero, durmió con lo puesto y terminó como consultor sentimental -se lo conoce en la tevé como el Doctor Amor- y director de Marketing del Four Seasons de la calle Posadas.

Allí se puso al hombro la tarea de resignificar la idea de lujo en el mismísimo Palacio Álzaga Unzué: le cambió la cara a los restaurantes y le imprimió un tono canchero cool al trato con los huéspedes, por más famosos y millonarios que fueran. "Pasamos del lujo afectado al lujo relajado", explica.

- ¿Qué era el lujo "afectado"?

-Tener preconceptos absurdos, como por no contratar a un chef extraordinario porque tenía tatuajes o piercings. Nosotros rompimos con el maleficio de los restaurantes de hotel que siempre eran un fracaso.

- ¿Por qué?

-Porque traías al chef y a los mozos de un restaurante que era un éxito en la calle, pero cuando los metías al hotel les cortabas el pelo y les tapabas los tatuajes. Entonces les sacabas la personalidad. Y ahí estaba el dilema porque el Four Seasons se desvivía por ofrecer un servicio y una comida excepcionales, pero todo estaba tan acartonado que la gente no se relajaba. La terminaban pasando mal. Hoy el huésped tiene otras aspiraciones: una buena conexión wi-fi, que la silla sea cómoda, tirarse en el lobby del hotel... No le interesa sentirse en la catedral del lujo. Eso ya pasó, porque la catedral es aburrida. No quieren estar en un restaurante y que todos se den vuelta si tosés. Buscan sentirse en su casa, no en un palacio.

-¿Cómo aplicaron esa idea?

-Creo que fuimos los primeros en generar una experiencia gourmet auténticamente argentina porque antes los hoteles tenían restaurantes franceses e italianos, con antipasto y toda la parafernalia. Se nos ocurrió servir comida local, así de simple. Por ejemplo, en Nuestro Secreto tenemos "el asado de los domingos", que prepara Pato Ramos, primera mujer parrillera de un restó gourmet del país. Siempre digo que "el crucero del amor se hundió", porque uno quiere venir a comer con su pareja y que no le estén encima, que no venga un mozo pesado con guantes blancos hasta los codos.

-¿Tenía razón el Indio Solari cuando cantaba que "el lujo es vulgaridad"?

-Una gran amiga me dijo una vez que lo vulgar era querer ser lo que uno no es. Lo vulgar no es el lujo: ¿a quién no le gusta dormir en sábanas de algodón egipcio y bañarse con jabón francés, mientras bebe un espumante que no raspa la boca? No es una cuestión de clase, sino que al ser humano le gusta lo rico, lo lindo y lo bueno. El lujo es no tener que usar una careta en tu vida. Lo vulgar es querer ser alguien que no sos, no importa si tenés plata o no.

- ¿Cómo se modificó el trato con los huéspedes en este paso de lo "afectado" a lo "relajado"?

-Los huéspedes esperan que el trato sea genuino y que los empleados tengan capacidad para decidir. Que la sonrisa sea verdadera y que les puedas resolver. Que si te piden una recomendación no les tires un listado de "lujo imposible". Cuando un huésped y me pregunta "dónde puedo ir", le paso mi restorancito de la otra cuadra, el anticuario de Caballito, la milonga en Almagro. La gente muere por eso, que les muestres un mundo real, no el listadito típico de conserjería.

El mejor trabajo del mundo

Oliveri presenta Una vida cinco estrellas (Planeta), que mezcla autoayuda, anécdotas y una fototeca de sus amigos famosos, desde Madonna y Bon Jovi hasta Paul Auster, Moria Casán y Pampita.

El libro cuenta la historia de un muchacho de Concordia, hijo de una familia humilde, que llega a Buenos Aires a los 17 con su bolsito al hombro. "No tenía nada que ver con el pueblo, me escapé", se acuerda. Consiguió su primer trabajo como maletero de un hotel de Retiro -Plaza San Martín Suites, que todavía existe-, donde vivía Jorge Lanata y se alojaba Adrián Suar. "Era el bell boy de gente famosa con la que hoy me junto a almorzar", sostiene.

-¿Para vos, la hotelería es un sacerdocio?

-Sí, pero también es el mejor trabajo del mundo. Lo recomiendo mucho a los jóvenes porque te dan uniforme, comida, propinas en dólares, aire acondicionado en verano y calefacción en invierno? A mí me dio todo, me convirtió en la Madre Teresa del lujo, porque vine a ayudar a quienes no lo necesitan (se ríe).

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.