Alma de valija. La quimera del euro en noches de insomnio