Detrás de la cordillera de los Andes: un balcón al Pacífico. La Serena baja el riesgo stress con playas y manjares