La vieja Newport ahora mira al futuro