Las Vegas, la ciudad que nunca se apaga

El hotel París las Vegas incluye una réplica de la Torre Eiffel (a mitad de escala), del Arco de Triunfo y de la Plaza de la Concordia
El hotel París las Vegas incluye una réplica de la Torre Eiffel (a mitad de escala), del Arco de Triunfo y de la Plaza de la Concordia Crédito: LVCVA
Teresa Bausili
(0)
26 de junio de 2016  

Cuando el 19 de octubre Hillary Clinton y Donald Trump se enfrenten en lo que será el último debate de la alocada carrera presidencial estadounidense, Las Vegas se cobrará su pequeña revancha. Elegida como sede del esperado duelo político, la urbe más grande del estado de Nevada será finalmente considerada, como repiten los funcionarios locales, "una ciudad en serio".

Tildada durante años capital del pecado (Sin City), la ciudad arrebatada a los indios mexicanos, fundada a principios del siglo XX en una zona húmeda del desierto de Mojave, catapultada a la fama con la legalización del juego en 1931 y conquistada poco después por la mafia, cimentó su mística enraizada en la ruleta, el alcohol y la permisividad.

Más de 50 años después de que capos del crimen organizado, como Bugsy Siegel o Lefty Rosenthal, forjaron el carácter de Las Vegas, una encuesta de 2013 indica que apenas el 15% de los que viajan hasta aquí lo hacen para apostar. El resto simplemente se deja llevar por la oferta inagotable de espectáculos, shopping, gastronomía y un cúmulo de récords que sólo un enclave que sabe reinventarse en un pestañeo puede ostentar: es la ciudad con mayor capacidad hotelera de Estados Unidos, la de más estrellas Michelin per cápita en el mundo y la que más creció en el siglo XX en todo el país. Sólo en los últimos 25 años, pasó de 500.000 a dos millones de habitantes (y cada año llegan 75.000 migrantes más).

Con nada menos que 42 millones de visitantes al año, las novedades en Las Vegas no dan tregua. Entre las últimas se encuentran la inauguración de un estadio con capacidad para 20 mil personas (el T-Mobile Arena, fundamental para el creciente número de espectáculos multitudinarios ), el restaurante del mediático chef británico Gordon Ramsay (Fish & Chips) o The Park, un bienvenido descanso con cascadas de agua y ¡árboles! bajo un sol inclemente, en medio de la jungla de cemento.

Porque el corazón de Las Vegas, The Strip –la arteria principal–, es una sucesión de rascacielos y hoteles, a cual más delirante. Primero surgieron simplemente como hoteles-casino, y hasta el día de hoy la mayor parte de los alojamientos tiene el casino incorporado en pleno lobby. A cualquier hora del día, mientras uno hace el check- in, se escucha el ding- ding de los tragamonedas, mientras los jugadores pululan en ojotas y camisas hawaianas.

Después vinieron los hoteles estilo Disney, es decir, los temáticos. Con réplicas grotescas y alucinantes a la vez de las pirámides y la esfinge de Giza, de la torre Eiffel, de la Estatua de la Libertad y del Empire State Building (con montaña rusa incluida), y hasta de los canales de Venecia, con gondolieri que cantan en italiano y todo.

Hasta el cielo es artificial en la réplica de los canales de Venecia
Hasta el cielo es artificial en la réplica de los canales de Venecia Crédito: Grand Canal Shoppes

Sobre el filo de esta década llegarían los hoteles más lujosos, los que simbolizan la nueva sangre de Las Vegas. Como The Cosmopolitan, con sus obras de arte que decoran los pasillos y la espectacular araña de 2 milllones de cristales Swarowski; el Wynn, con sus jardines tropicales, decoraciones de flores naturales (sólo el carrusel en tamaño real lleva 110 mil flores frescas), cancha de golf de 18 hoyos o la escultura en vidrio Tulips, de Jeff Koons (también el restaurante Botero está poblado de obras del artista colombiano); el Mandalay y su acuario de tiburones o el Bellagio, con sus famosas fuentes de aguas danzantes, calificadas como el mejor espectáculo gratuito de Las Vegas. Está claro que en un lugar donde la ostentación desmesurada es la norma, los hoteles se desviven por subir el nivel con toques cada vez más espectaculares.

Lo último, de todos modos, son los llamados hoteles boutique que, a pesar de tener miles de habitaciones, ostentan la condición de ser "non gaming & non smoking resorts", es decir, sin casinos ni fumadores. (Las Vegas se ha convertido en la última trinchera de los adictos al tabaco por razones obvias: la industria del juego se muestra más que complaciente con sus visitantes para que suelten billetes). Ejemplos de esta tendencia son el Delano, el Vdara, The Cromwell , The Signature , The Four Seasons, Mandarin Oriental o el Trump International (difícil creer que el magnate devenido político resignó la ganancia del juego...).

Y así como los hoteles fueron mutando de perfil, también la ciudad se alejó del rótulo pecaminoso para posicionarse como capital del entretenimiento, con shows que vienen rompiendo taquillas desde hace ya más de 20 años. Sólo el Cirque du Soleil tiene hasta siete espectáculos al unísono en distintas partes de la ciudad, y algunos, como el 0 (sobre agua), son exclusivos de Las Vegas. Love, el show con música de los Beatles, es acaso el que despliega el mejor diseño de producción de la historia del circo, con una banda sonora de excepción.

Le siguen un rosario de espectáculos, musicales, presentaciones y apariciones de viejas glorias tan disímiles como atractivas: en lo que queda de 2016 desfilarán desde el Blue Man Group hasta Jerry Seinfeld, Elton John, Santana, Enrique Iglesias, Whoppie Goldberg. Mike Tyson, David Copperfield, Lionel Richie o Jay Leno. Sin nombrar a parte del "staff permanente" de Las Vegas, como Jennifer Lopez (con su show All I Have), Britney Spears (Piece of Me) o Celine Dion. Incluso el próximo 22 de julio, la selección argentina de básquet disputará un amistoso con el Dream Team, en esta ciudad.

Más allá de los shows o el deporte (desde jugar golf en alguna de las 50 canchas de Las Vegas hasta practicar escalada en el cercano Red Rock Canyon), la ciudad de la sobrestimulación permanente también invita a vivir otros programas, lejos del despilfarro lumínico. Entre ellos:

AUTOS. Los fanáticos de la Fórmula 1 pueden ir calentando motores: inaugurado a principios de este año, Speed Vegas es un nuevo circuito de US$ 30 millones que permite a los aficionados a las carreras despacharse al volante del auto de sus sueños. Ferrari, Lamborghini, Porsche son algunas de las marcas de la flota, aunque manejar estos superautos tiene su precio: entre US$49 y US$ 89 sale la vuelta a toda velocidad por la pista. Sólo hay que contar con más de 18 años y licencia de conducir vigente del país de origen (también se puede ir como acompañante, pero tiene la mitad de gracia y de adrenalina). Para tentar a los más fierreros, se puede comprar más vueltas a medida que uno está manejando, mediante un reloj conectado a la tarjeta de crédito.

¿Dónde? A 10 minutos del famoso cartel retro "Welcome to Fabulous Las Vegas", en un predio de 40 hectáreas. www.speedvegas.com

EL GRAN CAÑÓN. Las Vegas es una de las ciudades más cercanas a esta maravilla natural. Está a 190 km en línea recta, pero por la ruta la distancia se multiplica a 390 km o casi cuatro horas de viaje. Aunque el cañón se puede explorar también a caballo, a pie o incluso en rafting por el río Colorado, una de las excursiones más populares es la que se hace en helicóptero. Desde la pequeña ciudad de Boulder, a 43 km de Las Vegas, levantan vuelo unos 14 helicópteros por hora.

Los colosales pliegues de piedra colorada no tardan en aparecer, justo después de la represa Hoover, que permitió la creación del lago Mead, con aguas del río Colorado (el embalse genera parte de la enorme cantidad de electricidad que necesita Las Vegas para convertir las noches en días). También se sobrevuela el Skywalk, la plataforma semicircular transparente que permite caminar sobre el abismo de 1300 metros (fue inaugurada en 2007 por el astronauta Buzz Aldrin, y aún genera polémica por sus altos precios y porque no permite sacar fotos ).

En las estrías de esta gran rajadura del desierto de Arizona (sí, se cruzan las fronteras del estado de Nevada) está escrita la historia natural de los últimos 2000 millones de años, la mitad de la vida de nuestro planeta. El piloto, Andrew, sintoniza música de Cold Play mientras emprende el regreso, tras una media hora de vuelo. "La próxima vez –sugiere– contraten la excursión que incluye aterrizaje y brindis con champagne en medio del cañón."

Excursión en helicóptero, desde US$ 259 (con traslados desde el hotel). El único día del año en que no hay tours es el 25 de diciembre.www.Papillon.com .Reservas en res@papillon.com

Sobrevuelo por el Gran Cañón y la represa Hoover
Sobrevuelo por el Gran Cañón y la represa Hoover Crédito: Papillon Group

LAS VEGAS VINTAGE . La revista Time alguna vez describió a la calle Fremont como cool y deprimente a la vez. Las cuatro cuadras techadas y peatonales del viejo downtown (de The Srip, son unos 15 minutos en auto... o en limousine, otro típico medio de transporte local) son un despliegue de música, letreros brillantes –entre ellos el famoso cowboy de neón–, negocios de tatuajes, casinos, casas de souvenirs mediocres y los mismos personajes que abundan en las veredas de The Strip: desde un decadente Michael Jackson hasta Darth Vader o los incontables émulos de Elvis, pasando por veteranos de guerra y homeless que sólo piden alcohol ("Para qué mentir. Necesito cerveza", reza un cartel).

Pero lo mejor está arriba. En la bóveda, con sus más de 12 millones de luces led, que por las noches es también pantalla de video (con música de Queen, KISS o The Doors), y en la gente que pasa prácticamente volando en tirolesa. Se trata de Slotzilla, el zipline para colgarse de un arnés y viajar suspendido por el aire, a una altura de 36 metros. Debe de ser la única tirolesa en la que, en lugar de ver lagos o montañas, se ven cabezas (sale US$20 deslizarse por el nivel más bajo, US$40 el más alto).

La llamada Fremont Street Experience ya lleva varios años y forma parte de una iniciativa de hoteles y casinos cercanos para reactivar el turismo en la zona vieja de Las Vegas.

La calle Fremont y su techo literalmente deslumbrante
La calle Fremont y su techo literalmente deslumbrante Crédito: Fremont Street Experience

De todos modos, la apuesta más grande de la antigua ciudad fue la que hizoTony Hsieh, un emprendedor del comercio electrónico que amasó su fortuna al vender su sitio online (Zappos) a Amazon en 2009, a los 38 años. Poco después, Hsieh desembolsó 350 millones de dólares de su propio bolsillo con un único y ambicioso objetivo: revitalizar el centro de Las Vegas a través de un plan de recuperación urbana llamado Downtown Project.

El downtown es donde todo comenzó en Las Vegas: el primer hotel (el Golden Gate, 1906), el primer ascensor (en el Hotel Apalache, 1932), la primera calle asfaltada (1925), la primera licencia de juegos (otorgada al hotel y casino Northern Club). Cuando en los años 90 las luces y la movida se mudaron a The Strip, el downtown cayó en un agónico abandono.

Para lograr su objetivo, el Downtown Project cubre varios frentes. Desde festivales como Life is Beautiful –tres días de recitales gratuitos en septiembre– hasta la convocatoria de muralistas que plasman sus obras en paredes ruinosas (al mejor estilo Wynwood de Miami), pasando por la apertura de pizzerías veganas o librerías independientes, el proyecto busca cambiar la cara al lugar. También el Container Park, una plaza con tiendas –artesanías, peluquería, cafés– instaladas en containers reciclados, en medio de una plaza con juegos para chicos (pero diseñados para que los padres también puedan participar) es parte del proyecto. A eso se suma el hecho de que Hsieh mudó sus oficinas de San Francisco a Las Vegas, invirtió en start up tecnólogicas y abrió un hospital y una guardería. Todavía falta mucho por hacer, pero el downtown vale una visita.

DowntownContainerPark.com; http:/lifeisbeautiful.com

MUSEO DE LA MAFIA . Es cierto que los museos no ocupan los primeros lugares de la lista entre quienes visitan Las Vegas por primera vez. Pero al clásico Museo de Neón (que traza una semblanza de la ciudad a través de más de 150 letreros luminosos de casinos, moteles, restaurantes y hasta lavanderías, verdaderos monumentos kitsch al dinero y el vicio) se sumó el imperdible Mob Museum, o Museo de la Mafia, que busca reflejar la influencia que el crimen organizado ha tenido en Las Vegas .

Inaugurado en febrero de 2012 en el downtown, el museo funciona en el antiguo juzgado de la ciudad. Fue en este edificio de estilo neoclásico donde se destaparon las actividades ilícitas de muchas figuras de Las Vegas, la mayoría proveniente de las familias más importantes de la costa Este.

Además de fotos y documentos, los visitantes pueden disparar –de modo virtual– una ametralladora ligera Thompson típica de la época o escuchar grabaciones realizadas por el FBI. Entre sus piezas también figura parte del muro acribillado de la llamada Masacre de San Valentín, en Chicago (cuando fueron fusilados siete enemigos de Al Capone en 1929), o la silla de peluquero en la que fue asesinado en 1957 el mafioso calabrés Albert Anastasia.

El ex alcalde de Las Vegas, Oscar Goodman (que se interpretó a sí mismo en la película Casino, de 1995), defendió como abogado a unos cuantos mafiosos. "La mafia verdadera desapareció hace mucho tiempo –dijo alguna vez–. Por eso me hice alcalde. No tenía más clientes".

http:/themobmuseum.org Precio de la entrada (adultos) online: US$ 19,95 (si no, US$23.95). Menores de 11 a 17 años: US$ 13.95 (menores de 10 años gratis)

El Museo de la Mafia funciona en el viejo juzgado de la ciudad, por donde desfilaron varios gángsters célebres
El Museo de la Mafia funciona en el viejo juzgado de la ciudad, por donde desfilaron varios gángsters célebres Crédito: The Mob Museum

Elvis también usa tanga

Joni Moss Graham dice que lo vio todo en materia de casamientos. "Dar el sí quiero arriba de un helicóptero, bajo el agua, en la montaña rusa del NY NY hotel, con el juez disfrazado de Lady Gaga o incluso de Elvis... en tanga. Hasta organicé una boda en un cementerio, porque los novios querían estar junto a sus familiares muertos", detalla la risueña wedding planner y fundadora de LV Wedding Connection.

Algunos días definitivamente rompen el promedio de casamientos (Joni dice que San Valentín, Año Nuevo, Halloween y las fechas tipo 11/11/11 son extrapopulares para intercambiar anillos), y se calcula que anualmente se expiden 110 mil licencias de matrimonio en esta ciudad (cerca de 300 casamientos por día), sin contar la renovación de votos, que suma otro 20%

Fáciles, expeditivos, baratos (los paquetes cuestan entre US$200 y US$ 500 e incluyen capilla, juez, limousine, flores, música y fotos; casi todas las capillas tienen cámaras para transmitir la ceremonia en vivo), los casamientos se pusieron de moda en Las Vegas a partir de los años 50, cuando parejas famosas, como Elvis y Priscilla Presley, Paul Newman y Joanne Woodward o Frank Sinatra y Mia Farrow, celebraron aquí sus bodas. En la ciudad hay más de 500 capillas –incluso las tienen los casinos y grandes hoteles– que permanecen abiertas hasta medianoche.

En tiempos más recientes, desfilaron ante el oficiante de bodas desde Pamela Anderson y Carmen Electra hasta Britney Spears, con diferentes niveles de duración en sus respectivos compromisos.

"Hollywood no deja muy bien parada a la industria del matrimonio, hace que todo parezca una farsa –se queja Joni–. Pero es verdad que hasta la mala publicidad no deja de ser publicidad. El día en que se conoció la noticia de la boda de Britney (que duró apenas 55 horas), el teléfono no paró de sonar. Fue una locura la cantidad de gente que se casó por esos días."

Y si bien sí, casarse en Las Vegas puede ser divertido y hasta excéntrico, la wedding planner no deja de subrayar un punto fundamental: los votos son los votos, y el casamiento allí es tan legal como casarse en el registro civil a la vuelta de tu casa. www.lvweddingconnection.com

Datos útiles

Cómo llegar

No hay vuelos directos a Las Vegas desde la Argentina. Aeroméxico vuela todos los días desde Buenos Aires hasta Ciudad de México y de allí conecta a Las Vegas, desde $ 17.000 (tarifa final). Consultas al 0 800 888 2276

Dónde dormir

The Cosmopolitan. Este 5 estrellas abrió hace seis años y cuenta con habitaciones a partir de US$ 299 la noche. El Sahra Spa & Hammam del hotel, cuya decoración está inspirada en las esculturas de arena del desierto, es un verdadero oasis de 4000 m2 en Las Vegas. Incluye 30 salones de tratamiento, un penthouse de spa y un verdadero Hammam turco. https: /www.cosmopolitanlasvegas.com/

The Linq Hotel & Casino. Es un hotel que se define como price friendly, con más de 2600 habitaciones a partir de US$ 80 (en días de semana). Se trata del viejo hotel Imperial Palace, que abrió renovado como The Linq en julio de 2014 (pertenece al grupo Caesars Entertainment). Se trata de la primera propiedad en contar con bunk beds (camas marineras). www.caesars.com/linq/linq

Dónde comer

Sushi Samba. Fusión de cocina japonesa, peruana y brasileña, el restaurante tiene sucursales en Miami, Nueva York, Londres y Chicago. Entre sus platos hay sushi de quinoa (además del tradicional), moqueca, ceviche, anticuchos, yakitori o salsas de ají panca. www.sushisamba.com/location/las-vegas

Buddy V’s Ristorante. El célebre pastelero Buddy Valastro (conocido por su reality show Cake Boss) abrió en 2014 su primer restaurante en la ciudad. Decorado con platos de amasar, latas de fideos o paquetes de harina, ofrece las recetas de la familia Valastro y los clásicos platos ítalo-americanos. El chef, Christian González, es hijo de padres argentinos. buddyvlasvegas.com/

Beerhaus. Ambiente relajado, cervezas artesanales, hamburguesas y salchichas caseras son el sello del recién inaugurado espacio, que también cuenta con metegol, ping-pong y juego de jenga. www.theparkvegas.com/en/restaurants/beerhaus.html

Triple George Grill. En downtown, es un clásico que se mantiene abierto desde 1964. Con amplios boxes y maderas oscuras, sus martinis son de leyenda y su comida ha sido varias veces premiada. triplegeorgegrill.com/

Carmine’s. Cocina del sur italiano de grandes porciones, en un enorme comedor decorado con fotos en blanco y negro. El local original está en el Upper West Side de Manhattan y éste, dentro de The Forum Shops at Caesars. www.carminesnyc.com/locations/las-vegas/

Shopping

Las Vegas ofrece opciones para diferentes tipos de bolsillo, desde los outlets en las afueras de la ciudad hasta el lujoso Grand Canal Shoppes. Inspirado en Venecia –con cielorrasos iluminados, canales internos y una réplica de la plaza San Marco–, este centro comercial reúne diseñadores y tiendas exclusivas (no falta ninguna de las grandes marcas). Los paseos en góndola son tan populares como los mismos gondolieri, que cantan en italiano clásicos como "Volare" o "Santa Lucía" (góndola para dos, en privado, US$ 84). https: /www.grandcanalshoppes.com/en.html

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.