Por los fiordos chilenos, en crucero. Los glaciares dejan a todos congelados