Entre uno y otro, la calidez. Los pocillos que en Montmartre inspiraron a los impresionistas