Los turistas argentinos tienen coronita

Varios compatriotas echaron raíces allí
(0)
24 de agosto de 2001  

Hay muy buena onda con los argentinos y latinoamericanos, en general, por la revalorización de la cultura compartida.

En la actualidad se venden más libros en español que en inglés, incluso en la reconocida librería Border’s, que tiene dos pisos en el Centro Comercial Plaza las Américas, más grande que el Unicenter, de Martínez.

Cronopius La principal librería del viejo San Juan cambió su nombre por el de Cronopius y la preside un gran retrato de Julio Cortázar.

El restaurante Che’s del emigrado Roberto Alemán (que no tiene ningún parentesco con el economista) cumplió 25 años y lo celebró a todo tango con compatriotas, entre ellos, el pianista Kiko Fernández y un bandeoneonista que llegó, especialmente y con ánimo de festejar, desde Nueva York.

A propósito, leí que Astor Piazzolla estaba en gira por Puerto Rico cuando se enteró de la muerte de su padre y comenzó a germinar Adios Nonino, que hoy es más famoso que La Cumparsita.

"Donde hay música no hay cosa mala", decía Don Quijote, y en la isla se rinde culto a sus mayores expresiones, desde Pablo Casal (su casa es hoy un museo) hasta el genial Tito Puente, y compatriotas en jazz latino: Eddie Palmieri, David Sánchez, Giovanni Hidalgo, Nestor Torres, entre otros.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?