Cuatro islas para zambullirse en la buena vida. Mallorca fue un refugio para la inspiración de Chopin