Munich ya está de punta en blanco