Nueva vida para la estación Fulton

Horacio de Dios
(0)
30 de noviembre de 2014  

Mi veterano mapa de Nueva York quedó desactualizado. Otro daño colateral por el atentado de 2001.

Recuerdo que había nueve estaciones para atender las necesidades de Wall Street, reliquias del Subway que comenzó en 1904, 197 años antes.

Moverse en la Gran Manzana es imposible sin el subterráneo y menos en el Downtown. Allí tropecé con celebridades de todo tipo, desde actores y músicos ambulantes a multimillonarios como Michael Bloomberg, que siendo alcalde (2002-2013) era pasajero frecuente.

Aquel 11 de septiembre nueve estaciones de las líneas más congestionadas del MTA (Metropolitan Transportation Authority) se convirtieron en escombros y hubo que recurrir a la imaginación peatonal para reemplazar a las cerradas estaciones de Cortland o Fulton Street. Llegar o salir del Distrito Financiero significó enfrentar un laberinto de calles cortadas, edificios en ruinas, el polvo que no terminaba de disiparse. Una odisea para intentar comprar con descuento buenas marcas en Century 21 o camisas en Syms, que cerró.

La MTA, entidad pública que atiende a todos los condados del estado de Nueva York y de Connecticut, encaró ese problema, que tuvo un final feliz al habilitarse el Fulton Street Transportation Center el lunes 10 de noviembre último. Ocho años después de iniciadas las obras, con una inversión de mil cuatrocientos millones de dólares (el doble de lo previsto).

Es imponente desde la calle y en sus profundidades y quiere ser equivalente a la Central Station para el siglo XXI. Un palacio de cristal bajo tierra para 300.000 pasajeros diarios. Su pasaje peatonal mide 350 metros vinculando las estaciones: 2-3-4-5-A-C-J-Z y R. La luz natural llega hasta el segundo subsuelo desde un óculo, el Sky Net Reflector.

Compras y arte

El usuario puede consultar 50 pantallas de orientación. Por supuesto tiene ayuda para discapacitados, medidas de seguridad y negocios, desde Tom Ford diseñador estrella de Gucci, hasta un reloj de Burberrys que en lugar de agujas muestra directamente la hora.

Todo es nuevo aunque sin perder la memoria, porque está al lado de la nueva torre 1WTC, las cascadas en el espacio que ocupaban las torres y el museo del 11 de septiembre.

Una cerámica de la artista norteamericana Margie Hughto, que se salvó milagrosamente en la destrucción de la estación Cortland, se ha reinstalado. Al principio no sabía si colocarla o no y después pensó en todos los diferentes pueblos, productos, objetos y dinero que pasaron por aquí. Otro símbolo del Comercio, Tesoros y Viajes que evocan. Un ejemplo de resiliencia, de la entereza para enfrentar catástrofes naturales o humanas.

Espero recorrer pronto personalmente la Estación Fulton. Sacaré el boleto de un viaje (US$ 2,50) o mejor la tarjeta de 29 dólares para siete días sin limitaciones en subtes y ómnibus. Quizás aprovechando el descuento del 15% por ser otoño.

La vida continúa y usaré el nuevo mapa para reemplazar al anterior que no es viejo; es una antigüedad. Como el miedo.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.