Nueva York, Barcelona y otras ciudades se ponen firmes frente a Airbnb