Operación aniversario

Circuitos por los escenarios de la reconquista de Europa, a 65 años del Día D y poco antes de la visita de Barack Obama
(0)
31 de mayo de 2009  

Colleville-sur-Mer es un pueblito costero sobre la Mancha, en esa Normandía de las postales, de verde campiña, vacas lecheras y manzanos en flor. En la sandwichería local se puede encargar desde hace algunas semanas la hamburguesa Michelle Obama, a base de tomate, ananá, ensalada y langostas. El dueño del bar, Didier Touati, cuenta que encontró esta receta en una revista norteamericana: es la que Michelle Obama cocina para su marido cuando añora la comida de infancia, en Hawai. Pequeño y discreto, no deja de ser uno más de los cariñosos homenajes que se rinden en estos días a la pareja presidencial norteamericana, que visitará la costa normanda para conmemorar el 65º aniversario del Desembarco.

Normandía estará nuevamente en el centro de la atención, como aquel día que pasó a la historia como el más largo, el 6 de junio de 1944. Todo un circuito sigue la costa y pasa por los escenarios del Desembarco, desde Ranville (donde está el café Gondrée, la primera casa liberada de Francia) hasta Sainte Mère l’Eglise (famosa por la película de Darryl Zanuck El día más largo, y el episodio protagonizado por el paracaidista John Steeleal al quedar colgado del campanario de la iglesia con su paracaídas, tal como lo recuerda en la actualidad un maniquí en la misma posición). Pero antes de emprender el recorrido, para entenderlo mejor, es aconsejable hacer una visita al Memorial de Caen, un museo y centro de información que se encuentra en la principal ciudad de la región.

De reyes y conquistadores

Caen tuvo varios encuentros con la historia. Fue una de las capitales de Guillermo el Conquistador; más tarde, se convirtió en un centro importante para los reyes ingleses Plantagenet, y durante la Segunda Guerra Mundial fue campo de combate, entre junio y agosto de 1944, y víctima de bombardeos que la destruyeron en un 65%. El Memorial se convirtió en su principal atractivo turístico durante todo el año. Viajan hasta aquí muchos ciudadanos de los países implicados.

Es a la vez un museo y un símbolo de paz, con salas ultramodernas que apelan a la última tecnología para presentar los orígenes de la Segunda Guerra Mundial y sus etapas. El Memorial es el punto de partida para varios circuitos en toda la región; son ocho las rutas señalizadas para recorrer los escenarios de la reconquista de Europa por parte de los Aliados.

En general, se trata de itinerarios bien señalizados, pero es mejor pedir consejos y mapas antes de salir. Son las rutas del Día D, del objetivo, del contraataque, de la confrontación, de la brecha, del asalto, del sitio y del desenlace. Para quien no se anima a manejar por las pequeñas rutas rurales o no cuenta con un auto, hay excursiones de medio día que salen hacia cuatro puntos principales: Arromanches, Longues-sur-Mer, Coleville y la Pointe du Hoc.

La costa normanda fue dividida en cinco sectores que recibieron nombres en código para el Desembarco: Utah, Omaha, Gold, Juno y Sword. Este paseo se concentra en las playas de Omaha y Gold. Las playas vecinas de Utah y Omaha fueron los primeros escenarios del Desembarco, a las 6 de la mañana. Un poco más tarde, cuando lo permitió la marea, siguieron Gold, Juno y Sword. En todo el sector de Omaha hay numerosos monumentos, estelas y museos que recuerdan el terrible enfrentamiento.

Muchas de estas construcciones se pueden ver en la Pointe du Hoc, un sitio natural formado por una punta rocosa que se adentra en el mar y ofrece una hermosa vista sobre dos porciones de la costa: las playas de Utah hacia el Oeste y de Omaha hacia el Este. Para los alemanes, era obviamente un lugar estratégico.

Sobre varias hectáreas, un circuito a pie lleva hasta la punta, pasando por las ruinas de las fortificaciones: refugios, búnkeres y bases de cañones, que quedaron tal como estaban al finalizar los combates.

La hamburguesa de Michelle

Volviendo hacia Caen, la siguiente parada es Colleville, donde se puede probar la hamburguesa Michelle Obama antes de visitar el lugar más emotivo de esta ruta histórica: el Cementerio Americano. Será el eje de las ceremonias durante la visita oficial de Barack Obama a Normandía el 6 de junio. En un ambiente solemne y conmovedor, 9387 cruces recuerdan a estos soldados que dieron la vida por un país que desconocían.

En homenaje a ellos, y en respuesta a las habituales ironías de los franceses sobre los norteamericanos, el cantautor Michel Sardou escribió en 1967 una polémica canción llamada Les Ricains (el apodo despectivo de los estadounidenses en francés): "Un gars venu de Géorgie/ Qui se foutait pas mal de toi/ Est venu mourir en Normandie/ Un matin où tu n’y étais pas" (un muchacho de Georgia, a quien no le importabas nada, murió en Normandía, una mañana en la que no estabas).

No se puede dejar de pensar en estas letras, al pasar entre las tumbas, dispuestas milimétricamente. En algún sector, están las de un padre y su hijo, y más lejos, las de varios hermanos. Algunas de estas tumbas llevan la simple mención known but to God, cuando el cuerpo de los soldados no se pudo identificar. En el cementerio, como en muchos otros lugares de esta costa, es frecuente ver de visita a escolares de toda Europa; los alumnos de hoy son los bisnietos de aquellos soldados, y no hay tiempo que pueda borrar la emoción que se ve en sus caras. Antes de dejar el cementerio, hay que recordar un punto importante del protocolo. El 6 de junio, a pesar de estar en Normandía, será Barack Obama quien reciba, en nombre de Estados Unidos, al presidente de Francia, Nicolas Sarkozy. Se debe a que el cementerio y sus 70 hectáreas fueron donados a Estados Unidos en los años 50, y es desde entonces un enclave de ese país en Francia.

En honor de Churchill

El recorrido sigue y pasa de la playa Omaha a la playa Gold. Junto a ella, el pueblo de Longues merece una etapa: aquí se encuentra la única batería alemana inscripta como Monumento Histórico de Francia. Fue una de las principales posiciones defensivas de la costa, con cuatro búnkeres y un puesto de comando. La visita termina después en Arromanches, un pequeño puerto que fue famoso mundialmente con el nombre de Port Winston (lo bautizaron así en honor de Churchill). Por allí desembarcaron las unidades y el material que luego sirvió para las batallas terrestres y la reconquista de Francia. Toda la vida de Arromanches gira en torno de aquella hazaña: aún se ven los vestigios del puerto artificial y se puede visitar el Museo del Desembarco. En las calles nunca falta un Jeep, ni las banderas francesas, norteamericanas, canadienses y británicas que adornan los edificios. En las afueras, en las alturas de un acantilado, hay un panorama espectacular sobre la Mancha, Port Winston y toda la costa. Aquí también funciona Arromanches 360º, una sala de cine circular donde se proyecta una película sobre el Desembarco.

Sesenta y cinco años más tarde, estos pequeños pueblos que entraron por la puerta grande a la historia del siglo XX son prolijamente mantenidos y forman un decorado perfecto para el turismo bucólico, en una región donde florecen los manzanos en mayo y las vacas dan leche para los mejores quesos de Francia. El contraste con las imágenes de hace 65 años es vertiginoso, pero las banderas francesas, norteamericanas, británicas y canadienses en cada plaza, delante de cada monumento, al borde de las rutas, en las entradas de los pueblos, y hasta en las casas particulares, atestiguan que aunque los decorados hayan cambiado en realidad nadie ha olvidado lo sucedido.

Datos útiles

  • Oficina de Turismo de Caen: Place St. Pierre, en el centro de la ciudad. Contacto: tourisminfo@ville-caen.fr
  • Memorial de Caen: sobre la explanada Eisenhower, en las afueras del centro. Contacto: resa@memorialcaen.fr
  • Cementerio Americano de Colleville-sur-Mer: abierto de 9 a 17 todos los días. Desde el año pasado, hay un centro de interpretación entre el Memorial y el estacionamiento. Más datos en www.abmc.gov
  • Batterie Alemande de Longues-sur-Mer: el sitio está abierto siempre, pero se realizan visitas guiadas sólo los fines de semana de abril a junio y en septiembre y octubre, y todos los días en julio y agosto. La visita cuesta 4 euros para los adultos. Más datos en www.bayeux-bessin-tourism.com
  • Arromanches: el Museo y la sala de cine 360° están abiertos todo el año, menos en enero. Más datos en www.arromanches.museum.com y www.arromanches360.com
  • Tours por los principales lugares de las playas Omaha y Gold (se ofrecen opciones a bordo de un Jeep), www.dday-tours.fr
  • Normandie Pass, por un euro, ofrece una entrada gratuita a uno de los 26 museos de la región dedicados a las batallas y el Desembarco, además de descuentos y otros beneficios en los demás. Más datos en www.normandiepass.com
  • En Internet

    www.franceguide.com (en español) y la información regional en los sitios:

    www.tourisme-caen.fr

    www.normandiememoire.com

    www.memorial-caen.fr

    ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.