A un paso de Venecia. Padua, como para no perder la fe