Alma de valija. París, en las mejores salas