El mundo en primera persona. París no sólo huele a perfume