Playa de Pipa da bocanadas de calor

En el nordeste de Brasil hay un rincón para tomar sol entre cocoteros y piscinas naturales
(0)
7 de diciembre de 2001  

PLAYA DE PIPA, Brasil (O Globo, Grupo de Diarios América).- El paisaje de esta playa -un distrito de Tibau do Sul, en el litoral sur de Río Grande do Norte- puede capturar incluso al turista más indiferente. No encantarse con el mar azul turquesa y con la belleza imponente de sus rojizos acantilados es como querer escapar de la propia sombra: simplemente imposible. ¿Y qué decir de ser recibido en alta mar por un emocionante ballet de delfines? Una verdadera gloria, sin duda.

Descubierta por surfistas a principios de los años 70, Playa de Pipa cambió mucho a partir de que comenzó a recibir las visitas de viajeros menos osados. Aunque Pipa mantiene hasta hoy su tradición pesquera, ya no vive solamente del mar. No obstante, todavía se puede disfrutar de las relajadas costumbres de este antiguo y pacato poblado de pescadores. Para eso, basta con echarles una ojeada a las casas sencillas, la pequeña iglesia frente a la playa principal y los tranquilos modos de caminar y de hablar de su gente.

En las calles, un aire rústico y sofisticado se mezcla en los bares, restaurantes, negocios y pousadas (hosterías). En parte, esa combinación es resultado de las diferentes razas que llegaron aquí desde los lugares más remotos del mundo para asentar sus raíces sobre una porción de arena.

En tanto, el contacto con el verde exuberante de la selva también se disfruta en el Santuario Ecológico, una reserva forestal. Tiene 16 senderos para el placer de los que adoran caminar en medio de la naturaleza, algo que suena perfecto a los que gustan aprovechar las horas de descanso, organizar las ideas y llenarse de energía rodeados de verde, mientras los monos curiosos y las aves exóticas siguen sus pasos.

A pesar de no ser muy extensa, la Playa de Pipa ofrece alternativas para todos los amantes del mar. Es decir: hay lugar tanto para los que prefieren inmensas arenas prácticamente desiertas como para los que optan por el bullicio y la gente.

Palmeras y acantilados

Para los que llegan desde Natal, la Playa do Madeiro, también conocida como Enseada dos Golfinhos, es la primera parada obligatoria en viaje hacia Pipa.

Desde lo alto de un acantilado no es difícil imaginar las sorpresas por venir. Está situada a cuatro kilómetros del centro del antiguo poblado de pesca.

Un poco más adelante está la Playa do Curral, a dos kilómetros de la avenida principal, Bahía dos Golfinhos. Para llegar hasta allí a pie hay que esperar que la marea esté baja (sin olvidarse de tomar las precauciones necesarias para no pasar un mal momento). La otra opción es llegar en barco.

Sólo después de atravesar esas playas el turista está realmente en Playa de Pipa, donde las barracas (paradores) junto al mar ofrecen toda la infraestructura que necesitará el que pretende pasar horas disfrutando del dolce far niente .

No es necesario llevar reposeras o sombrillas: más allá del traje de baño y el protector solar, sólo es necesario una buena cámara fotográfica para registrar los momentos de ocio que tanta envidia despertarán en los amigos.

Preferida por los surfistas

Un poco más alejado del poblado está la paradisíaca Playa de Amor, la preferida de los surfistas. "Además de las olas, este lugar tiene un encanto maravilloso, único -contó el publicista Luiz Eduardo da Costa Bastos-. Vine a Pipa solo, a pasar las vacaciones. Pero nunca estuve solo: aquí se puede conocer a gente de todas partes del mundo."

El paisaje formado por acantilados, cocoteros, piscinas naturales y arrecifes puede ser visto también en las playas Moleque, Minas y Sibaúnia, otro poblado de pescadores de la región.

Siguiendo hacia el Sur, se llega a Barra de Cunhaú, en el municipio de Canguaretama, a 86 kilómetros de Natal. Para el que programó un viaje un poco más largo, vale la pena atravesar en balsa el río Curimataú y conocer un mar de olas calmas y arrecifes.

De buzios con amor

  • Conocida como la Buzios del Nordeste, Pipa también se compara con el famoso balneario fluminense por ejercer un especial encanto mágico sobre los extranjeros: el poblado tiene pousadas de alemanes, bares de italianos y restaurantes de españoles, aunque no faltan los brasileños de otras regiones del país. La mayoría llegó a Pipa como turista, pero apenas conoció el lugar regresó para quedarse. Ese es el caso del gaúcho (originario del sur de Brasil) Julio Ronaldo de Brito y su mujer, la suiza Claudia Stegen. El matrimonio es dueño de un colorido bar en la Playa de Amor. "Estoy aquí hace 10 años porque vine en busca de una vida menos complicada".
  • Datos útiles

    Cómo llegar

    En auto: partiendo de Río de Janeiro, son 2680 km hasta Natal. De allí a Pipa hay 87 km más. Hay que tomar la BR-101 y entrar en la ciudad de Goianinha. Después, basta seguir las indicaciones de las señales.

    Otras distancias: Fortaleza, 560 km; João Pessoa, 120 km, y Recife, 270 km.

    Alquiler de autos: en Natal, el alquiler de un auto económico parte de US$ 30 diarios, con kilometraje libre. Ese valor no incluye impuestos ni tasas (entre U$S 6 y 9 por día).

    Omnibus: la empresa Transul parte diariamente de Natal a Pipa. El pasaje cuesta US$ 2 y el viaje dura unas dos horas. Más información: (55-84) 205-2711/3436.

    Avión: Varig, Tam y Transbrasil llegan hasta Natal.

    Oficina de Turismo

    En la Galería das Cores, sobre la Avenida Bala. Ofrece informes sobre opciones de hospedaje, restaurantes y paseos en barco, entre otras. (55-84) 246-2234.

    Santuario ecológico

    con o sin guía (atienden grupos de más de cinco personas). Ingreso: US$ 1. Informes: (55-84) 211-6070. Fax: (55-84) 211-2286.

    En Internet

    En el sitio http://www.pipa.com.br hay información sobre hoteles, hosterías, restaurantes, comercios y servicios.

    Paseos en barco

    Reservas para el Aventureiro, con Danflo Palanga, (55-84) 246-4206. Precio: US$ 6 por persona. E-mail: boat@pipa.com.br .

    Book Shop Café

    Alquiler de libros por US$ 1 semanales. Tel.: (55-84) 246-2358.

    E-mail: cintiabook@yahoo.com

    ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.