Por las calles de Florencia

Cintia Ana Morrow
(0)
2 de octubre de 2011  

En plena región de la Toscana, tierra de viñedos, quesos y deliciosas comidas, está Florencia.

A la vuelta de una esquina se apareció ante mis ojos el Duomo (catedral). Inmenso, totalmente cubierto de mármoles de colores, extraordinariamente detallado. El conjunto arquitectónico está compuesto por el Baptisterio de San Juan, en el que se destacan las puertas de bronce con escenas de la vida de San Juan Bautista; la Catedral Santa María del Fiore (de la flor) es famosa por su cúpula, aunque lo que realmente me maravilló fueron los colores de los mármoles que la recubren: verde, blanco y rosa, y el Campanile (campanario).

Tal vez uno de los puntos más destacados de la ciudad sea la Plaza de la Señoría, donde se encontraba el corazón del poder civil y social de Florencia. A primera vista llama la atención el Palacio Vecchio (viejo) que se alza como una estructura fortificada medieval con una torre de 96 metros. Una bonita fuente con Neptuno y una réplica del David, de Miguel Angel, decoran la entrada.

Atravesamos el patio de la Galería Uffizi, un palacio inmenso que contiene una de las colecciones de arte más importantes del mundo. Vale la pena entrar en esta galería para ver El nacimiento de Venus, la pintura de Botticelli, tan famosa como bonita.

El río Arno corre lentamente, ancho y denso. Las vistas son hermosas porque la línea de edificios de colores terrosos, con balcones de hierro y techos rojos, se refleja en el agua.

Un poco sin saber lo que era, me encontré con el Ponte Vecchio (puente viejo), el más antiguo de toda Europa. Un puente medieval que se ve como una sucesión de casitas de colores, con tres arcos en el centro, desde donde se ve el río.

Del otro lado del Ponte Vecchio caminamos por callecitas intrincadas hasta llegar a los Jardines de Bóboli, dentro del Palacio Pitti. En ellos se celebraron las primeras óperas de la historia.

No olvidamos las exquisiteces de la cocina florentina: crostini di fegatini, tostadas con una preparación de hígado de pollo y cebollas, y stracotto al barolo, estofado de ternera al vino.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.