Consumo. Recibir paquetes, el extra que nadie tiene en cuenta