Refugio literario a pasos de Madrid

Alcalá de Henares, cuna de Miguel de Cervantes y de una de las universidades más antiguas de Europa
(0)
25 de abril de 2004  

ALCALA DE HENARES.-- Lo dice el proverbio latino, la historia es la maestra de la vida. Sin los testigos indelebles de la crónica, antes y después de Herodoto, la geografía humana sería un misterio, como lo es aún para los agnósticos el origen mismo del género humano.

Las casas y plazas de Alcalá de Henares, o Al-Qalaa Nahar de los árabes, la Complutum de las legiones romanas que se oponían a la expansión de Cartago (hoy una ciudad floreciente con más de 200.000 habitantes, a 34 kilómetros de Madrid), despiertan en el turista extranjero un extraño sentimiento de curiosidad que no se limita a la admiración de una arquitectura de clásica belleza --mudéjar, barroco, plateresco-- con la pátina indeleble de los siglos y la cifra sutil de tres civilizaciones inmortales, grecorromana, visigótica y árabe, que aspiraron a la trascendencia en el solar ibérico.

A los viajeros que llegan hasta esta ciudad evocativa y moderna a orillas del Henares, tributario del Jarama y éste del Tajo, no los guía la intención de ver nada del otro mundo en materia de urbanismo o monumentos de arte, aunque de hecho los hay, como el histórico edificio de la Universidad (con la de Salamanca, una de las más antiguas de España), fundada en 1510 por el gobernador del reino, el cardenal Francisco Jiménez de Cisneros, y numerosos palacios que vieron nacer a príncipes de los Reyes Católicos (Catalina de Aragón, primera esposa de Enrique VIII, y Ferdinando I, hermano de Carlos V), iglesias e institutos seculares.

Dos estatuas ilustres: la de Cisneros, en el patio umbrío de la Universidad, y la del fénix de nuestra lengua, en una plaza luminosa y chispeante como su verbo latino. Cervantes hace de Alcalá de Henares lo que Shakespeare de Stratford-on-Avon, Goethe de Weimar o Leon Tolstoi de Yasnaia Poliana: una meca casi religiosa de los peregrinos de la fraternidad literaria.

Tal pensaron alguna vez con devoción Ortega y Gasset, García Lorca, Antonio Machado, y contemporáneamente, Ernesto Sabato, Bioy Casares, Jorge Luis Borges, Octavio Paz, Mario Vargas Llosa..., que en el paraninfo de la Universidad Complutense --hoy Aula Magna de la Real Academia-- recibieron el premio Príncipe de Asturias al mérito literario.

Ese es el privilegio de una visita a esta ciudad. Por si no fueran ya un deleite los platos del renombrado arte culinario castellano, entre Guadalajara y Toledo: por ejemplo, en la Hostería del Estudiante, el tradicional cocido, plato madrileño por excelencia, el jamón famoso, el anís y el vino (de Chinchón y de Arganda), el mazapán de almendra y las frutas de perfume sutil del Jardín de las Hespérides... Ciudadano ilustre de esta ciudad universitaria y romana fue asimismo el Arcipreste de Hita (Juan Ruiz), cuyo Libro del buen amor quizá sirviera muy luego de paradigma sicalíptico a los traviesos Geoffrey Chaucer (Cuentos de Canterbury) y Giovanni Boccaccio (Decameron). A pocos kilómetros de Alcalá de Henares, por una red de autopistas que se irradian desde la capital del reino en los cuatro puntos cardinales, el viajero se encuentra en seguida absorto en el histórico Wonderland de los sitios reales: Aranjuez, El Pardo, La Granja, El Escorial..., y, más allá, todos los castillos y alcázares que justifican la toponimia monumental de Castilla.

Datos útiles

Cómo llegar

Está a 34 kilómetros de Madrid por la autopista de Zaragoza.

Paseo guiado

Una cómoda manera de llegar a Alcalá de Henares es en el Tren de Cervantes, que sale de la estación de Atocha-Cercanías, los sábados y domingos, a las 11; el regreso desde Alcalá de Henares es a las 19. El viaje --sin paradas intermedias-- dura 25 minutos y el precio del pasaje, que incluye la visita guiada, es de 15 euros para adultos y 10, para menores.

Casa de Cervantes

Casa Natal de Cervantes C/ Imagen 2. 00 34 91 889-9654. Típica casa castellana del siglo XVI, de dos alturas.

En Internet

www.alcala.henares.net

http://portaldealcaladehenares.com/acceso/

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.