Alemania: entre murallas. Rotenburgo invita con un trago triunfal