El mundo en primera persona. Sin fotos, horarios ni aeropuertos, otra manera de viajar