Sonreír para la foto en Roma puede salir caro

Prohibido bañarse en las fuentes
(0)
27 de octubre de 2000  

ROMA (EFE).- Un baño nocturno en las fuentes de Roma, al estilo de la actriz Anita Ekberg en el famoso film La Dolce Vita , es la última moda entre los turistas en la Ciudad Eterna, que se arriesgan a una fuerte multa si son sorprendidos por la policía.

El objetivo más deseado por los visitantes es la Fontana di Trevi, que aparece en la película de Federico Fellini, seguida de la Fuente de los Ríos en la Piazza Navona, obra del escultor Bernini, según los responsables del Patrimonio Artístico de la capital.

Trofeo turístico

"Una foto dentro de las fuentes es una especie de trofeo para los turistas y suelen ser los extranjeros los más atrevidos", aseguró el jefe de la policía municipal de Roma, Sandro Renzi.

Recientemente, los agentes detuvieron a 25 personas por bañarse en la Fontana di Trevi, explicó Renzi, porque parte de las fuentes está ahora vigilada por videocámaras.

La multa a la que se enfrentan los improvisados bañistas asciende a 500 dólares, aunque la nueva ley de protección del Patrimonio Artístico prevé una sanción de hasta 40.000 dólares y un año de cárcel si se producen daños a los monumentos.

Las autoridades estudian, sin embargo, medidas más efectivas, como proteger los monumentos con verjas metálicas.

En 1997, un italiano, Sebastiano Intili, saltó a la fama cuando rompió la cola de uno de los peces que decoran la Fuente de los Ríos, tras subirse a ella para zambullirse en sus aguas y fue condenado a tres meses de prisión que no llegó a cumplir.

Su abogado llegó incluso a demandar al Ayuntamiento, ya que alegaba que si la escultura de esta obra maestra de mediados del siglo XVII no aguantó el peso de su defendido fue porque los responsables municipales no mantenían en condiciones la célebre fuente.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.