Todo el año, Brasil es la vedette del turismo

Los argentinos fueron mayoría en las playas del vecino país; se pronostica que seguirá sumando adeptos
(0)
31 de marzo de 2000  

A pesar de que Brasil está en el ojo de la tormenta, no disimula en su fama de insistir que es el mais grande do mundo . Es que no sólo arrasó, en materia de turismo, durante esta última temporada de verano, sino que todo indica que lo seguirá haciendo durante el año. Para los 1,7 millón de turistas que se estima invadieron las playas del litoral brasileño, pasar sus vacaciones en el vecino país resultó hasta más barato que quedarse en casa. No todos fueron argentinos, pero en la mayoría de las playas de los Estados de Santa Catarina y Rio Grande do Sul su presencia fue indiscutible: aproximadamente un 40 por ciento del total de visitantes, 680.000.

Sólo por el cruce Paso de los Libres-Uruguaiana se registraron 136.229 argentinos que ingresaron en autos particulares (65.609) y en 1965 ómnibus (70.620), del 1º de enero al 21 de febrero último. El cónsul general de Uruguaiana, Juan Carlos Vázquez, señaló que un 80 por ciento de éstos dijo dirigirse a Camboriú y un 20 por ciento a Florianópolis. Agregó que por el puente Santo Tomé-São Borja pasaron aproximadamente otros 40.000 turistas en un promedio de 10 ómnibus por noche.

Sin embargo, los operadores consultados dijeron que la mayoría descansó en Florianópolis: "De 10 autos que entraron a la isla, 8 eran argentinos; aunque hubo un importante porcentaje de paraguayos", dijo Gabriel Sánchez, uno de los titulares de All Seasons, que se cuenta entre las principales vendedoras de Brasil.

Pero estas cifras son sólo un indicio de la caravana terrestre que circuló sobre las rodovías. Un avance que se convirtió en un desenfreno, reflejado, lamentablemente, en los imprudentes y dantescos accidentes que costaron la vida a decenas de turistas argentinos, a pesar de que muchos fueron advertidos de las multas por exceso de velocidad y asesorados mediante una guía de orientación al turista argentino distribuida por el consulado argentino en Uruguaiana.

La vía aérea fue otra de las opciones más elegidas para llegar a las praias soñadas. "Por lo menos una docena de chárters levantó vuelo desde distintas ciudades de nuestro país para transportar a un promedio de 1000 pasajeros por semana, y llevaron a un total de 108.000 turistas", contabilizó Sánchez, tras aclarar que esta cifra asciende si se tienen en cuenta todos los vuelos vendidos por otros operadores de Brasil. Aerolíneas Argentinas, por su parte, transportó a 23.400 pasajeros sólo en enero.

La Dirección Nacional de Migraciones informó que de los principales puestos migratorios de Buenos Aires (léase Ezeiza, Aeroparque y el puerto local) durante enero salieron 92.206 personas con destino a Brasil.

Argentinos for export

"La demanda superó la oferta y se vendió un 40 por ciento más que la última temporada", dijo Julia Vázquez de Chervatín, directora de Consult House, uno de los principales operadores de Brasil, y agregó que los destinos más solicitados fueron Florianópolis, Porto Seguro, Salvador y Maceió. Hasta allí se llegó con otros diez vuelos semanales, transporte que seguirá con una frecuencia de cuatro durante abril próximo.

Gabriel Sánchez, en tanto, dijo que también sobredimensionaron su oferta en un 38 por ciento, pero la demanda terminó siendo superior, sobre todo durante la segunda quincena de enero. "Los chárters despegaron casi llenos, con una ocupación del 98 por ciento. A los 1000 pasajeros semanales de All Seasons hay que sumarles los 800 de Top Dest y los 1500 de Ati." Coincidió con su colega de Consult House al señalar que los destinos líderes fueron Florianópolis y Porto Seguro, pero también resultaron favoritos Salvador, Maceió, Natal y Fortaleza.

Néstor Neira, de Next, dijo que la demanda se incrementó entre un 25 y 30 por ciento respecto de la última temporada. A juicio de sus ventas, la llamada costa verde fue el lugar donde hubo gran cantidad de compatriotas.

La diferencia del costo de vida

Todo parece favorecer a los argentinos. Los paquetes de alojamiento, aéreo y traslado costaron lo mismo que en la temporada última. Pero vivir allá fue lo determinante: por tres dólares se come y bien. Y como si esto fuera poco, el portuñol ya no es sólo una adaptación idiomática, hasta las comidas se amoldan al gusto del cliente, que evidentemente es argentino: los milhos cozidos se sirvieron junto con choripanes; los cachorros quentes ahora comenzaron a llamarse panchos y las vitaminas , licuados.

Pero la gran diferencia fue el costo de vida. Para los argentinos, comer resultó muy barato: un choclo por 0,40; una coca, 0,75; una comida, entre 3 y 7 dólares.

Respecto de la evolución de los precios, Sánchez dijo que este mes los precios descendieron casi en un 50 por ciento en Florianópolis y, su zona de influencia; Porto Seguro, en 40; Salvador y Maceió, en 35, y Buzios, en un 45 por ciento.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.