Lectores de viaje. Un cuento de hadas en el Báltico