Brasil / Estado de San Pablo. Un sueño mundial que abre los estadios