Cuatro amigos que lograron caminar por el techo del mundo

Juan Segnana y tres amigos hicieron el trekking de los Tres Pasos del Everest
Juan Segnana y tres amigos hicieron el trekking de los Tres Pasos del Everest
(0)
26 de mayo de 2019  

El siguiente relato fue enviado a lanacion.com por Juan Segnana. Si querés compartir tu propia experiencia de viaje inolvidable, podés mandarnos textos de hasta 5000 caracteres y fotos a LNturismo@lanacion.com.ar

Llegué a Kathmandú el 16 de noviembre de 2017, tres días antes que mi compañero. A Juan, también argentino, lo había visto solo una noche en Sidney. Dio la casualidad que él también iría a Nepal en noviembre, así que, luego de horas de charla, decidimos que nos encontraríamos allí y haríamos juntos el trekking más prometedor de los Himalayas: los Tres Pasos del Everest.

Atardecer con vista al monte Everest
Atardecer con vista al monte Everest

En los días de espera me dediqué a recorrer el bullicioso centro de la ciudad, a discutir con los vendedores el precio de los equipos que necesitaríamos comprar y a luchar con las ratas del hostel que se comían los cordones de mis zapatillas. Cuando Juan llegó, nos hicimos de provisiones y de ropa térmica y a las 5 de la mañana del día siguiente nos subimos a una furgoneta de mala muerte. Tras muchas horas de sacudidas por el ripio y camino de cornisa nos encontramos a 2100 metros de altura en lo que sería nuestro primer destino: Paplú.

Las sorpresas aparecieron de entrada. En el día uno, vimos al primer porter, transportador de bultos entre ciudades de montañas que llega a cargar hasta 110 kilos en su espalda.

Tanto el paisaje como las características del trekking fueron cambiando con el correr de los días.

Pasada la primera semana dejamos atrás los embotellamientos causados por las mulas de carga, los mediodías calurosos que pasamos en remera, los almuerzos contundentes, las mujeres trabajando la tierra, las ampollas en los pies, la hermosa combinación de montañas verdes con montañas blancas, los ríos de deshielo, los larguísimos puentes colgantes, la inolvidable ceremonia en el monasterio budista y lo más preciado de todo: mucho oxígeno. Lo único que se mantuvo intacto fue la dieta de un diente de ajo por día para evitar el mal de altura, el Dal Bhat de la cena, un plato típico de arroz con vegetales y curry que puede repetirse sin costo adicional y era lo único que nos llenaba el estómago al final del día y nuestro olor a transpiración. Pasado el cuarto día la ducha había dejado de ser una opción: las cañerías estaban congeladas.

Al octavo día conocimos al alemán Kris y al portugués Edu, que también se encontraban sin guía y haciendo la misma ruta que nosotros. Decidimos continuar los cuatro juntos. Las expediciones suelen tener un nombre, nosotros la bautizamos AAGP (Argentina-Argentina-Germany-Portugal).

Al día siguiente hicimos un ascenso de 1000 metros y así rompimos la barrera de los 5000. Intentábamos hacer cumbre en Chukung Ri, pero solo Edu llegó. Esa noche, los cuatro sentíamos que el cerebro se nos saldría de la cabeza. Un guía nos propuso medirnos el oxígeno en sangre. A Kris le dio 72 y a nosotros 84. Con estos valores, a nivel del mar, te dejan internado. Al día siguiente, decidimos descansar y esperar que Kris se recuperase. Era muy importante ya que el próximo tramo implicaba nuestro primer paso de montaña: Kongma La Pass, a 5535 metros.

Esa noche apareció otro síntoma de la altura: el insomnio. Me desvelé a la 1 de la mañana y no me pude volver a dormir. A las 5 emprendimos viaje. La primera mitad del cruce fue una agonía: la falta de oxígeno y la fatiga nos estaban demorando mucho. Solo nuestros jadeos y las pisadas sobre la nieve rompían el pacífico silencio de montaña. No había charla. Mientras comíamos unas barras de cereal y el viento sacudía los banderines tibetanos, disfrutábamos de la vista a la laguna congelada que duerme a los pies del Kongma La Pass.

Luego de nueve horas de subidas y bajadas, AAGP llegó a Lobuche. Nunca olvidaré el hondo grito de alivio de Kris, cuando desde la última ladera de sedimentos de un glaciar ya inexistente, vimos aquel pueblito. El cansancio era tal que me fui a dormir sin sacarme la ropa transpirada. Esa noche hizo 22 grados bajo cero. Al día siguiente desperté resfriado y con la falta de oxígeno se complicaría mi respiración. Llegamos a Gorak Shep, el pueblito en el que hay que dormir para pasar a saludar al más grande de todos: el monte Everest.

Atardecer con vista al Everest

Por la tarde del décimo día hicimos cumbre en el Kalapathar para ver el atardecer sobre el pico del Everest. Fue único. Les aseguro que después de tantas historias, de tantos documentales y películas, estar frente a esa inmensidad es mágico. Cómo olvidar aquella tarde de cielo despejado con la luna asomando por detrás del pico más alto del mundo mientras el sol le iluminaba la cara.

Antes de salir de Kathmandú había decidido no comunicarme con mis familiares durante mi estancia en la montaña, así que les dije que no tendría señal y que los llamaría a mi regreso. Pero esa noche mi estado de salud me llevó a contactarlos. Si bien contaba con un medicamento contra el catarro, no sabía si tenía contraindicaciones en altura. Obviamente, el miedo los llevó a pensar que me estaba por morir de un edema pulmonar en el medio de la nada pero tras horas de mensajes haciendo un esfuerzo heroico por tranquilizar a mamá, supe que podía tomarlo y continuar viaje.

En la mañana del día once AAGP llegó al primer campamento base del Everest, a 5364 metros de altura, y luego continuó viaje a Dzhongla. El día doce mi cuerpo me pedía descansar, y mis tres compañeros esperaron. Esa tarde Kris se fue a timbear con los sherpas, que le enseñaron un juego de cartas por plata y luego se arrepintieron. El alemán lo ganó todo.

El día trece cruzamos nuestro segundo pase, Cho La Pass. Cruzar un glaciar sin crampones no es una buena idea. Tras muchos intentos fallidos de mantenernos en pie, la solución fue sacarnos las medias y pasarlas por fuera de los borcegos. Caminamos nueve horas hasta llegar a Gokyo. Este lugar no es real. Un lago turquesa se convierte en espejo de las montañas y separa el pueblito del Renjo La Pass.

Al día siguiente yo cumpliría 24 años y lo celebraríamos haciendo cumbre en Gokyo Ri a 5360 metros. Seguimos el festejo comiendo hamburguesas de Yak, una suerte de búfalo que aguanta el frío de alta montaña y cuyo excremento es usado como combustible para calefaccionar las casas. Recuerdo que el dueño del albergue me hizo una torta pero el festejo no duraría demasiado. De repente llegó la alarmante noticia de que un ciclón pasaría por allí a la mañana siguiente. Había que irse.

Ya a las 4.30 de la mañana nos encontrábamos caminando rumbo al Renjo La Pass. El viento, las nubes y la nieve no nos permitieron disfrutar de la vista que ofrece aquel paso. Finalmente, luego de diez horas de caminata llegamos a Thame. Tras tres días de descenso continuado arribamos a Lukla, sitio en el que tomamos una avioneta. La avioneta despegó el 10 de diciembre de la pista más corta del mundo rumbo a Kathmandú, donde finalmente nos volvimos a duchar.

¿Vacaciones con un giro inesperado? ¿Una aventura que marcó tu vida? ¿Un encuentro con un personaje memorable? En Turismo, queremos conocer esa gran historia que siempre recordás de un viaje. Y compartirla con la comunidad de lectores-viajeros. Envianos tu relato a LNturismo@lanacion.com.ar. Se sugieren una extensión de 5000 caracteres y, en lo posible, fotos de hasta 3 MB.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.