Una vuelta por la prehistoria

El museo paleontológico de Trelew alberga restos de dinosaurios
El museo paleontológico de Trelew alberga restos de dinosaurios
(0)
31 de marzo de 2000  

TRELEW.- El edificio del Museo Paleontológico Egidio Feruglio (MEF) se levanta en el centro de esta ciudad. En sus inmediaciones, están la terminal de ómnibus y los pasajes angostos que distinguen a Trelew de entre las urbes de diseño damero. Cruzando la calle Lewis Jones, aún está en pie el que fuera uno de los más prestigiosos hoteles de la Patagonia, el Touring Club.

El MEF es sobrio y de aspecto equilibrado. Sus contornos resultan una traza geométrica con escasas figuras involucradas. A través de las puertas vidriadas se sugiere un interior muy bien cuidado. Es el museo más importante de la región y fue inaugurado hace 8 años, aunque la sede de la avenida Fontana es más reciente. La colección de arqueología tiene 5000 piezas, sólo un tercio está exhibido. En 1999 fue vista por 300.000 personas. La mayoría de éstas también visitó el Parque Paleontológico Bryn Gwyn, un sitio dependiente del museo que devela los secretos de una campaña paleontológica.

La muestra principal sigue una línea de tiempo hacia el pasado, de lo más reciente hacia lo antiguo. Se representan tres eras, la cenozoica, la mesozoica y la paleozoica. Se inicia con los primeros asentamientos humanos de la Patagonia, ambientados en una caverna que reproduce el paisaje de hace 10.000 años del río Pinturas y la Cueva de las Manos, y se remonta al desarrollo de microorganismos primitivos. Seguidamente se exhiben animales de esta región que compartieron el hábitat con los humanos y que aparecieron hace 1,5 millón de años y se extinguieron hace 8000, debido a las glaciaciones y a los continuos cambios climáticos.

La actividad científica es uno de los pilares del Museo Egidio Feruglio. Su equipo de especialistas participa de campañas de campo, publica artículos en medios especializados y, además, ofrece incentivos para estudios paleoarqueológicos al sur del río Colorado.

Algunas reconstrucciones exhibidas son copias de originales. En el laboratorio del MEF, a la vista del público, se confeccionan moldes y, con poliuretano expandible o con resina plástica, se arman los fragmentos respetando color y forma de los auténticos; los resultantes son livianos y fáciles de ensamblar.

Piezas originales

Hay piezas genuinas como el caparazón de un gliptodonte o un megaterio hallado al norte de la península de Valdés. Parado en dos patas, este animal medía seis metros.

También, animales marinos fosilizados del terciario, como cangrejos, erizos y ballenas oriundos de la meseta oriental de la Patagonia. Entre otros, se cuentan dos esqueletos de delfín hallados en Gaiman, 17 km al oeste de Trelew.

El sector más llamativo es la sala de la era mesozoica. Se muestra, por ejemplo, un amargasaurus, herbívoro, llamado así porque se lo halló en la llanura Amarga, Neuquén, cuya piel se recubría de espinas y que habitó allí hace aproximadamente 130 millones de años. A un costado, hay un carnotaurus, encontrado en 1985 en el noroeste de Chubut, único carnívoro del mundo con cuernos.

El paseo por las salas sigue y las sorpresas abundan. En el auditorio se exhiben videos sobre dinosaurios de la Patagonia y acerca de los movimientos terrestres, los que completan una corta, pero muy cuidada muestra de la prehistoria de la región.

Gaiman invita al parque

Un excelente complemento de la visita al MEF lo constituye el parque Bryn Gwyn, a 8 kilómetros de Gaiman y en la margen sur del río Chubut, el curso de agua que alimenta toda la producción agrícola de la zona.

Antiguamente se trataba de un yacimiento arqueológico, que luego se adaptó a las visitas del público. El recorrido dura tres horas por senda peatonal y puede realizarse en forma particular o sumándose a un grupo organizado desde el museo. Allí se han dejado muchos sedimentos marinos al aire libre (anteriores a la formación de los Andes; los geólogos aseguran que 120 millones de años atrás el océano cubría este territorio) y otros se protegen dentro de pirámides de vidrio de la acción del viento y la lluvia.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.