Virtudes de la caña con ruda

Dicen que aleja los males y cura la gripe
(0)
31 de julio de 2005  

FORMOSA.- ¿Superstición, miedo, prevención o simple tradición? Cada formoseño tiene una respuesta diferente, pero lo cierto es que mañana serán pocos los que se resistan a tomar en ayunas un sorbo de caña con ruda.

Los mayores juran que ese pequeño trago prolonga la vida, espanta la mala suerte, promueve alegrías y despoja a la gente de los malos augurios. Es una mezcla de caña blanca paraguaya o ginebra con hojas de ruda, una hierba calificada como medicinal por sus excelentes efectos en el aparato digestivo y también en el circulatorio.

Se trata de beber al amanecer un sorbo de este elixir que para los crédulos es la salvación y para los demás un acto de prevención. Tomar caña con ruda es una costumbre a la que se aferran todos los formoseños, razón por la cual mañana será una jornada en la que la igualdad de oportunidades se identifica con la de los gustos.

Esta costumbre es folklórica y no se agota con tomar: con el resto de ruda que queda al agotarse el alcohol, se preparan emplastos para realizar fricciones en caso de torceduras o para curar el reuma o los estados gripales.

Lo cierto es que hay "especialistas" en preparar el brebaje en vasos o botellas de todos los tamaños y capacidades. Hay amigos que se encargan de la "provisión" anual en demostración de afecto permanente. Pero también hay sitios -sobre todo en el tradicional mercadito del puerto- donde desde cuarenta y ocho horas antes la caña con ruda está en exposición.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.